medicina

El 10% de las personas ingresadas en el hospital sufren algún efecto adverso

  • Médicos insisten en que los excesos de pruebas y medicación son la base de la mayor parte de los errores

  • La iatrogenia supone un coste al sistema de 21.000 millones de euros

Los medicos creen que la cultura del consumismo lleva a medicalizarlo todo. Los medicos creen que la cultura del consumismo lleva a medicalizarlo todo.

Los medicos creen que la cultura del consumismo lleva a medicalizarlo todo. / m. G.

Ir a un hospital o a una consulta del médico también tiene sus riesgos. Aunque obviamente, esos riesgos a veces son necesarios para evitar un mal mayor, los médicos han querido lanzar el mensaje de que el exceso de pruebas diagnósticas, de medicación e incluso, de ciertas políticas de Salud Pública, también hace enfermar a los pacientes. Tanto que es una importante causa de muerte en los países occidentales.

Por todo ello, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), en colaboración con la Organización Médica Colegial (OMC), ha elaborado un informe sobre la iatrogenia en España, en el que se recogen los datos sobre los daños que genera el sistema sanitario a en los ciudadanos. En los mismos, se incluyen daños necesarios, como son los efectos de una quimioterapia para tratar un cáncer, y daños evitables, como errores médicos o prácticas innecesarias que acaban causando más daños que beneficios, debido a la llamada 'medicina defensiva'.

En el mismo, se revelan datos como que en España sufren efectos adversos derivados de la atención sanitaria el 9,3% de los pacientes hospitalizados, el 11,2% de los pacientes de consultas de Atención Primaria, el 7,2% de los pacientes que acuden a los servicios de Urgencias y hasta el 40% de los pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos.

No se trata solo de un problema salud, sino también de un problema de sobrecostes, y es que los efectos adversos derivados de la atención sanitaria suponen un coste añadido de 21.000 millones de euros a los sistemas sanitarios europeos. Como explicaba Serafín Romero, uno de los principales problemas "es la actual cultura de consumismo que nos lleva a medicalizar todo, que es nuestro principal riesgo", ya que hoy en día cuesta hacer entender que un síndrome febril o incluso la mucosidad "no tienen tratamiento" y sin embargo, se acaban prescribiendo medicamentos que no sólo no se necesitan, sino que acaban generando efectos secundarios adversos. Romero hacía igualmente hincapié en la necesidad de que el baremo de daños sanitarios sea una realidad, puesto que lleva años retrasándose, lo que "está generando una Medicina defensiva, que no sólo es más costosa, sino que multiplica los riesgos por culpa del sobrediagnóstico y del sobretatamiento".

Así, ante el miedo a denuncias o quejas de los pacientes, los médicos tienden a realizar pruebas que en realidad no creen necesarias, que acaban haciendo visibles patologías que se tratan sin necesidad. En este mismo sentido, Andreu Segura, coordinador del documento y vocal de SESPAS, ponía el énfasis en los llamados "chequeos" o incluso en los exámenes médicos de las empresas, que al estar enfocados de forma general y no para una función específica, "también derivan en un sobrediagnóstico", que lejos de aportar, acaba generando daños.

Beatriz González, presidenta saliente de Sespas, reflexionaba por su parte, no sólo respecto al daño que causa la asistencia médica paciente a paciente, sino las propias medidas de Salud Pública a los ciudadanos en general. En este punto explicaba que hay ciertas medias, como algunos cribados, cuya evidencia científica no es suficiente como para extenderse a toda la población. A modo de ejemplo, señalaba que "el cribado sistemático por TAC anual a los fumadores no tiene evidencia científica", y hace perder de vista el objetivo, que es que estos pacientes dejen de fumar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios