Asenjo bendice el nuevo Centro de Estimulación Precoz del Buen Fin

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, durante la bendición de las nuevas instalaciones. El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, durante la bendición de las nuevas instalaciones.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, durante la bendición de las nuevas instalaciones. / Víctor Rodríguez

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, presidió en la noche de ayer una misa de acción de gracias en la iglesia de San Antonio de Padua, sede canónica de la Hermandad del Buen Fin, tras la finalización y puesta en funcionamiento de las nuevas instalaciones del Centro de Estimulación Precoz en las dependencias del antiguo convento franciscano de la calle San Vicente.

Las nuevas instalaciones, que constan de más de 550 metros cuadrados, cuadruplican la capacidad anterior. Además de la sala de recepción-espera y tres aseos, cuentan con diez salas destinadas a la estimulación precoz, psicoterapia, logopedia, fisioterapia y psicomotricidad, así como con una sala de formación. Todas ellas están dotadas del más moderno material técnico, incluidos ordenadores de última generación y pantallas táctiles que, mediante la utilización de programas interactivos especialmente diseñados, captan con mayor intensidad la atención del niño, consiguiendo mejores resultados en el tratamiento.

En la actualidad, el Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin atiende a más de 250 menores hasta los 6 años, "nacidos con capacidades distintas", pero en un futuro esta capacidad aumentará de manera importante. Para impartir los tratamientos especializados, cuenta con doce profesionales titulados, diez de ellos especialistas en psicología y estimulación precoz, uno en fisioterapia y uno en logopedia. A lo largo de sus 35 años de existencia han pasado por el mismo más de 2.500 familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios