El Amor lamenta que la Plaza del Salvador no estuviera más limpia

  • La cofradía echó en falta mayor esmero en la limpieza la noche del martes y el Ayuntamiento apela a la "concienciación ciudadana" para no ensuciar las calles

Comentarios 6

La Plaza del Salvador no se encontraba precisamente en perfecto estado de revista cuando el Cristo del Amor y la Virgen del Socorro regresaron al templo en torno a las 22.45 del martes. Varios grupos de jóvenes celebraban botellonas a ambos lados de la rampa de acceso con las correspondientes consecuencias: vidrios rotos, falta de limpieza, gritos, olor a orines y humo no precisamente de incienso ni de tabaco. Preguntado ayer a este respecto, el hermano mayor del Amor no quiso denunciar ningún acto grave derivado de estas botellonas, porque verdaderamente no los hubo, pero sí se mostró extrañado de la situación por varios motivos: "Echamos en falta una limpieza más a fondo de la plaza, parece como si las tareas de limpieza se hubiesen quedado a la mitad. Realmente aquello debería haber estado más limpio. Hubiera bastado quizás con que hubieran barrido con más esmero".

Luis Torres, que en ningún caso magnificó los hechos, ofreció tanto su propia versión como la que pusieron en su conocimiento varios hermanos una vez que concluyó el traslado: "Yo iba en el cortejo de la Virgen y percibí menos jaleo, casi nada. Pero los hermanos que iban con el Cristo, efectivamente, me han comentado que hubo rotura de botellas y vasos a supaso. Echamos también en falta mayor presencia policial en un acto público de esta características. No es que lo pidamos sólo para nosotros, porque la limpieza y la vigilancia son unas demandas de toda la ciudad cuando hay actos públicos".

Fuentes municipales confirmaron a este periódico que no se ha recibido ninguna queja sobre el estado de la Plaza del Salvador en la noche del martes. Aseguraron que los empleados de la empresa municipal de limpieza, Lipasam, cumplieron con su cometido sin mayores problemas. Y el hecho de que la basura siguiera acumulada junto a la rampa en la mañana de ayer se atribuye a causas fortuitas: "Lo mismo ocurre tras otros espectáculos como el fútbol o similares".

El delegado del Consejo para el Domingo de Ramos, José María lobo, admitió a este periódico que durante la jornada de ayer recibió las quejas de varios cofrades sobre el estado de la plaza en la noche del martes: "Personalmente no percibí la suciedad, pero es cierto que distintas personas me han hecho llegar sus quejas por el alboroto que había en la plaza. Es lo que puedo decir".

La Delegación de Gobernación recordó ayer que el dispositivo policial y de limpieza montado con motivo de este traslado era el "adecuado y suficiente". Fuentes autorizadas de dicha delegación apelaron también a la "concienciación ciudadana" para que nadie se dedique a ensuciar las calles, sobre todo cuando minutos después ha de pasar por ellas un cortejo de estas características: "Vamos a tener especial sensibilidad en Semana Santa y la estamos teniendo ya en estos días previos. Hay policías suficientes en los traslados, aunque la gente puede que no los vea, pero los hay, de eso no debe caber ninguna duda".

Sea como fuere, la altísima cantidad de público congregada en la noche del martes en la Plaza del Salvador soprendió a la propia hermandad. Ya se pudo comprobar el amplio respaldo con el que contó el traslado de Pasión, pero se atribuyó en parte a que se celebró un sábado. El del Amor fue en martes, jornada laborable, y obtuvo la misma respuesta del público, deseoso de presenciar el regreso de las imágenes a su sede canónica tras cinco años de exilio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios