Floristas

Hermanos Ramos: 60 años poniendo las flores a los pasos de Semana Santa

  • Desde el tradicional clavel de Chipiona, hasta las variedades de flores más delicadas como las camelias gallegas. Un sinfín de posibilidades para elegir el exorno floral que mejor realce a las imágenes.

Junto a su hermano Manuel, José Ramos ha tomado el relevo de su padre, el mítico José Ramos Ramitos, al frente del puesto de flores que fundó su abuelo hace más de 60 años en la Encarnación. Están todo el año atendiendo a numerosas hermandades -Macarena, Montesión, Penas, Siete Palabras, Mortaja, Javieres, Lanzada, Cerro, Bofetá y el palio del Subterráneo- aunque es en Semana Santa cuando desarrollan la parte más ardua e importante del trabajo. Llevan muchos años poniéndole las flores a los pasos y observa que de un tiempo a esta parte hay una tendencia en las hermandades a exornar sus pasos con rosas, “aparte de por una cuestión puramente estética, esto ocurre principalmente porque cada vez es más difícil encontrar claveles en el mercado. Para un paso de palio hacen falta unas trescientas docenas”.  Y parece que este año la tarea va a ser aún más complicada al coincidir la Semana Santa con las fallas de Valencia, “una fiesta que demanda muchas flores y en especial claveles, por lo que gran parte de la producción irá destinada allí”. Para paliar en parte esta situación desde hace algunos años, además de surtirse del clavel  de Chipiona “hay que comprar parte del suministro en Colombia”, explica José, de 41 años, casado y con dos niños, que vive en la Huerta de Santa Teresa.

Además de atender a las hermandades, proveen a la Catedral “desde el Sábado de Pasión que preparamos la Misa de Palmas hasta el Domingo de Resurrección con la Misa Pascual”. Es una tarea cansada y muy sacrificada. Recuerda cuando era más joven y acompañaba a su padre, un año se quedó dormido en la Hermandad de Montesión “eran ya las 6 de la mañana, y habíamos estado antes en los Negritos y la Macarena y al ver a los apóstoles en el paso, dormidos, se me contagió el sueño, me quedé frito”. Le queda poco tiempo para ver los pasos aunque sí se suele escapar a ver las cofradías que pasan cerca del puesto de flores:  “siempre que puedo veo las que pasan por la Plaza de la Encarnación o por la calle Javier Lasso de la Vega”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios