Archivero

José Manuel López Bernal: La inquietud por recuperar la historia

  • Custodio de la memoria de la hermandad, es el encargado de que estos documentos lleguen a las generaciones futuras. López Bernal es el encargado en Las Cigarreras.

Antiguamente, según José Manuel López Bernal, los archivos de las hermandades eran “como un bien estratégico que servía para la defensa de los derechos de cada hermandad, y ya se sabe que continuamente iniciaban procedimientos judiciales, ante la autoridad eclesiástica especialmente”. A partir del siglo XIX se inicia un paulatino desinterés por la organización de los archivos ya que decayó esa dinámica de utilizar la documentación como valedora de derechos, dejando paso al interés de los aficionados y eruditos. Durante el siglo XX muchos archivos terminaron en habitaciones, amontonados sin orden ni concierto. En los últimos quince años se aprecia un lento resurgir y toma de conciencia por estos bienes culturales. Es el caso de Las Cigarreras, donde José Manuel es el encargado del archivo desde mediados de los noventa.

Tiene 41 años, vive en la calle San Esteban, es licenciado en Geografía e Historia con posgrado de archivística. Cuando se hace cargo del mismo lo encuentra en muy mal estado de conservación y con la documentación bastante desordenada: “Lo primero que hice fue sacar todo el archivo de donde se encontraba y realizar un primer inventario rápido”. Unos años más tarde, gracias al convenio entre El Monte y el Consejo de Cofradías, “se pudo organizar correctamente, haciéndose un segundo inventario más pormenorizado. Actualmente estamos centrados en la restauración de los documentos más valiosos para posteriormente iniciar la digitalización de la documentación restaurada”. Son muchas las cosas que estaban ocultas y que ha ido sacando a la luz. Cabe destacar la documentación -copias de las escrituras de 1674 y 1693 escritas a máquina en una antigua convocatoria de cultos- que le puso en la pista de la propiedad de la Capilla de la Sagrada Columna y Azotes, inmueble que tenía la hermandad desde 1674 en la iglesia de Los Terceros. Cree que las hermandades aún tienen mucho que avanzar en este tema, “aunque hay excepciones como el Calvario, la Soledad de San Lorenzo o el Valle, que están haciendo un gran trabajo con sus archivos”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios