Cristo de Burgos

San Pedro no abrió las puertas

  • La hermandad decide no realizar estación de penitencia en vista del mal tiempo

Comentarios 1

Tampoco quisieron los cielos que la cofradía de la parroquia de San Pedro salvara la jornada del Miércoles Santo. Fue una tarde especialmente fría. La lluvia retiró los vencejos que frecuentan la plaza en tardes más cálidas. Aunque era lo esperado a tenor de las condiciones meteorológicas de todo el tarde, no eran pocos los que aguardaban en la plaza del Cristo de Burgos y el final de Imagen.

La corporación había retrasado en dos ocasiones la decisión hasta las ocho y media. El anuncio final de la junta de gobierno dio el pistoletazo de salida a una muchedumbre que descendía en busca de noticias en San Vicente. Pero a pesar del aviso del prioste de que la cofradía del Cristo de Burgos cumplía el único guión posible de la jornada, varios centenares de personas permanecían enganchadas a los auriculares en Santa Ángela.

La corporación celebra un vía crucis en el interior. Algunos no podían contener la pena de no ver cofradías y rompían en alta voz. "¡Si no va a llover, parece que no hay ganas! El día ronda el eje céntrico Imagen-Laraña-San Vicente y parte del público aguarda ya el milagro cuando San Pedro decide abrir las puertas del templo para que los fieles estén cerca de los titulares. Hay mucha gente joven y la mayoría afina sus cámaras para obtener instantáneas de los pasos en la parroquia de la torre inclinada. Los coches siguen bajando por Imagen; nunca dejaron de circular, hecho ya premonitorio. Mientras, la cuadrilla de costaleros de la Virgen de Regla realiza la pertinente igualá en los soportales aguardando el improbable milagro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios