Único lunes que abre el Museo

ES el único lunes del año que abre el Museo. Lunes Santo. El Museo en la calle. El arte en sus múltiples manifestaciones: imagineros, orfebres, bordadoras, músicos, arquitectos del tiempo, capataces, iluminadores, sastras, muñidores. Y pintores, claro. Los lunes permanece cerrada la puerta de la pinacoteca: se abre sólo para el personal (es día de zafarrancho), que entra con la quietud y la confidencia con que lo hacen los hermanos con su papeleta de sitio.

Murillo en el centro de la plaza, al que se quisieran encaramar todos los fotógrafos. A unos metros, la casa de Benito Moreno que rehabilitó Guillermo Vázquez Consuegra. Primer Lunes Santo sin Christian, la francesa de Argel, la bretona de Sevilla. Benito es como la Semana Santa: un artista abigarrado que pinta, compone y canta. La Semana Santa huele a pueblo, a maceta regada, a niño sí hagas eso.

El Museo de Bellas Artes es teniente hermano mayor honorario de la hermandad del Museo. La casa-hermandad ocupa el número 10 de la plaza del Museo. "Al cielo causa alegría el decir Ave María", se lee en una leyenda junto a la placa que recuerda que el 23 de marzo de 1885 se hizo la portada y las puertas de la capilla de la Expiración.

Si uno repasa los contenidos más modernos de esta pinacoteca, se pueden encontrar referencias artísticas a esta consagración de la primavera. Sevilla en fiestas de Gustavo Bacarisas es "una estampa sevillana con simbología francesa", en palabras de una conservadora del Museo. Dicen que una de las tres modelos del pintor gibraltareño, mujer del barrio, era la madre de una monja del convento de las reparadoras.

Están las Cigarreras de Gonzalo Bilbao y Baile en una caseta de feria de García Ramos. La estela de este pintor rodea el recinto del Museo. La calle que lleva su nombre arranca en la misma plaza con las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo, que no cierra los lunes y le sobraría el trabajo si tampoco cerrara los domingos. García Ramos murió a dos pasos, en la misma casa donde antes había fallecido Fernán Caballero, escritora que da nombre a la calle.

En el mismo día que sale a la calle de otro confín de la ciudad el Beso de Judas no cabrá un alma en Iscariote, apellido proscrito por una delación y redimido por un tentempié. Ágora cofrade que en tiempos fue restaurante Maracaná regentado por Isidro, futbolista del Betis, del Madrid y del Sabadell. El equipo arlequinado.

Se puede ver salir al Museo este Lunes Santo y aprovechar las 23 rutas de Semana Santa que ofrece la agencia de viajes ubicada en la misma plaza, esquina con Alfonso XII. Un recorrido peninsular que va desde la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz a Cantabria Infinita, epíteto muy a propósito de estos días en los que la Expiración es preludio de la Redención. Hay salidas etiquetadas como de Semana Santa que también son compatibles con el Lunes Santo, no con el resto de la semana: Estambul, Praga, Marruecos, Sicilia, Capitales de Rusia.

Un viaje a Túnez en Alfonso XII y cocina marroquí en San Roque. Día para el ecumenismo. El lunes anterior al Lunes Santo pasaban transeúntes por la plaza del Museo, cada uno con su pedigrí cofrade: Ignacio Montoto es hermano del Gran Poder y de la Carretería; Juan Rodríguez Romero, director de la Mozarteum, vecino del barrio, es hermano de la Amargura. Pasa con su perra camino del colegio para recoger a su hija junto a la estatua de Murillo. El Mozart de la pintura sevillana. Este músico es nazareno simbólico: en Dos Hermanas hay un teatro que lleva su nombre. Sevilla es la media aritmética y sentimental entre sus dos ciudades: Salzburgo y Sanlúcar de Barrameda.

Ignacio Cano fue director del Museo de Bellas Artes y es el único del cuerpo técnico de la segunda pinacoteca de España que sale de nazareno con el Museo. El director (en este caso, la directora Valme Muñoz) está invitado a participar en la cofradía en un sitio especial y el Museo corresponde con una ofrenda floral a los titulares por la mañana de este Lunes Santo. Este día la calle es un museo itinerante, la revolución tranquila, hermosísima, con la que soñaron todas las vanguardias, el arte dinámico, en puro movimiento. Breton, Einstein y Picasso juntos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios