36 años de un rezo común

Vía crucis ¿Una elección justa?

  • No existe un criterio para designar la imagen que cada año acude a la Catedral el primer lunes de cuaresma. El Consejo de Cofradías ha perdido una oportunidad de regularlo en el proyecto de sus nuevos estatutos.

Comentarios 5

Tres son los premios que cada otoño reparte el Consejo de Cofradías como si fueran el Gordo de Navidad: el Pregón de la Semana Santa, el cartel anunciador y el vía crucis general de las cofradías. Los dos primeros recaen sobre personas que se supone tienen los suficientes conocimientos para llevar a la práctica la tarea que le ha sido encomendada. El caso del vía crucis es diferente. La imagen que preside el rezo el primer lunes de cuaresma en la Catedral es elegida aleatoriamente cada año por la junta superior sin un criterio estipulado, algo que ha generado controversia entre los cofrades desde el primer momento.

El Consejo presidido por José Sánchez Dubé fue el que decidió iniciar este acto común el primer lunes de cuaresma en la Catedral. Se acordó que las 14 estaciones fueran rezadas ante las cruces de guía de otras tantas corporaciones y que, cada año, fuera el titular de una cofradía el que se trasladara hasta el templo metropolitano para presidir el acto piadoso. No se estableció entonces ningún criterio ni ningún orden para la elección de la imagen protagonista. El 8 de marzo de 1976 el Cristo de las Misericordias de Santa Cruz fue el primero en presidir el rezo. Desde entonces, se han celebrado 36 vía crucis, aunque en dos ocasiones (1986 y 2009) las imágenes designadas (el Señor Yacente del Santo Entierro y el Señor de la Salud de los Gitanos) no pudieron ser llevadas por culpa de la lluvia, aunque el rezo se celebró igualmente.

El único criterio, aunque no escrito, que se tiene en cuenta a la hora de la elección es la alternancia de los días. Este año le ha tocado al Martes Santo. Habían pasado 8 años desde que otra imagen de este día, el Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes, presidió el vía crucis. La Madrugada es la única jornada en la que los titulares de todas sus hermandades han sido designados, incluso el Señor del Gran Poder en dos ocasiones (1979 y 1987). La Soledad ha sido la única Dolorosa que ha presidido el acto. Fue en 1988, año mariano.

Muchos cofrades, y también dirigentes cofradieros, han advertido en más de una ocasión del agravio comparativo que genera este sistema de elección de la imagen. ¿Qué pasará con los Cristos que salgan en último lugar? ¿Son menos importantes y tienen menos devoción que otros? En los últimos años, el Consejo se ha decantado más de una vez por el titular de una hermandad populosa y con tirón para evitar, como ha ocurrido en muchas ocasiones, que el quórum en la Catedral fuera escaso, o que el regreso de la imagen por la noche a su templo fuera demasiado desangelado. Los ejemplos de los últimos años son el Cristo de las Tres Caídas de la Esperanza de Triana, el Señor de la Salud de los Gitanos, aunque no pudo salir por la lluvia; y, el año pasado, el Señor del Soberano Poder ante Caifás de San Gonzalo. Este año se ha demostrado que la participación de los fieles sigue siendo muy importante, con las calles y la Catedral repletas de público.

El proyecto de estatutos que ha redactado el Consejo para su próximo debate y aprobación no dice nada de cómo debe regularse la elección de la imagen. Tal vez, se ha perdido una buena ocasión para poner negro sobre blanco cómo se debe efectuar la designación y establecer una serie de criterios que acaben con la arbitrariedad.

Son varias las pautas que se podrían articular para que la junta de sección designe la imagen. Una de ellas podría ser la antigüedad de la talla. En los próximos años podría regir este criterio. Incluso se podría aplicar si se quiere mantener la alternancia de los días. Otra manera sería tener en cuenta a las hermandades que ese año celebraran algún tipo de aniversario o efemérides. Por ejemplo, de no haber salido ya en 2001, este año hubiera sido el ideal para que el Cristo del Calvario presidiera el rezo por cumplirse el IV centenario de su hechura. También se podrían haber añadido en los nuevos estatutos cuestiones como: ¿qué pasa si llueve y la imagen no puede acudir a la Catedral? O abrirle las puertas de manera cierta y efectiva a las cofradías de víspera, que hasta la fecha no han tenido la oportunidad de presidir el rezo.

Tras la Madrugada, el Viernes Santo, el Martes Santo y el Lunes Santo son los días que más imágenes ha aportado para el vía crucis del primer lunes de cuaresma: cinco. Le siguen el Jueves Santo, el Miércoles Santo y el Domingo de Ramos, con cuatro. El Sábado Santo ha salido en tres ocasiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios