Juan José Asenjo Pelegrina. Arzobispo de Sevilla

"Sería deseable que los políticos no se aprovecharan de las cofradías"

  • El prelado, ante las cercanas elecciones, pide que no se utilice a las hermandades para popularizar ofertas políticas. Respalda el trabajo del presidente del Consejo.

Comentarios 25

Monseñor Asenjo vive la que es su séptima cuaresma en Sevilla, sexta como arzobispo titular. Como cada año, recibe a los medios de comunicación para hablar de las hermandades y de otros temas de actualidad. Rompe una decidida lanza en favor de la labor del presidente del Consejo, Carlos Bourrellier. No opina de las cuestiones más técnicas -los horarios o la carrera oficial- y delega en las propias hermandades. Advierte de la necesidad de desvincular a las cofradías de la política ante las próximas elecciones y se muestra preocupado por el auge de Podemos, aunque respeta todas las opiniones. Avanza que habrá unas Normas Diocesanas comunes para toda Andalucía y lanza un mensaje para la cuaresma, cuyos primeros días pasará en Lima (Perú) de ejercicios espirituales: "Hay que vivirla con hondura. No quedarse en la hojarasca" .

-Durante la presentación de las cuentas anuales lamentó que sólo el 8,2% de las cofradías aportaran al Fondo Común y presentaran sus cuentas. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

-Sí. Tengo la impresión de que algo hemos mejorado. Son más las hermandades que presentan sus cuentas y son más las que colaboran con la Iglesia y aportan al Fondo Común. Quiero decir que en el futuro inmediato van a tener que rendir cuentas todas porque nos lo va a exigir la Administración Tributaria a las instituciones de la Iglesia, tanto a la conferencia episcopal, en lo que respecta a las fundaciones de carácter nacional, como a las diócesis, en lo referente a las fundaciones, instituciones o hermandades y cofradías.

-Hace unas semanas dimitió el delegado de la Madrugada tras no llegarse a un acuerdo para la remodelación de la jornada. El presidente Bourrellier ha asumido personalmente esta tarea. Dice que cuenta con el respaldo del Arzobispado para imponer una solución si fuera necesario. ¿Cree que se debe llegar a ello?

-Quiero manifestar mi aprecio y afecto a don Carlos Bourrellier, que está desarrollando una tarea importante y a veces con poco reconocimiento. Reitero mi afecto, mi agradecimiento y mi amistad. Éste es un tema que no corresponde a la Autoridad Eclesiástica. Es algo técnico que tiene que resolver el Consejo de Hermandades. Yo desconozco los rudimentos de la mecánica de cómo tiene que funcionar la Madrugada o cualquier otro día.

-¿Sería partidario de que hubiera una limitación de participantes en los cortejos?

-Yo no soy partidario de nada porque es un tema que no me corresponde. Tampoco tengo conocimientos para poder opinar al respecto. Corresponde al Consejo y al pleno de los hermanos mayores.

-Recientemente ha aprobado el decreto que regula las salidas extraordinarias. ¿Qué pasará con la Hiniesta y Pasión?

-Ni la Hiniesta ni Pasión han presentado una solicitud formal. ¿A quién hay que presentársela? Al delegado diocesano de Hermandades, que informa sobre la oportunidad y el cumplimiento de las normas establecidas, y pasa el expediente al delegado episcopal para los Asuntos Jurídicos. Ellos resuelven. Si tienen alguna duda acuden al vicario general, en primera instancia; y en segunda, al obispo, que normalmente estas cosas las lleva al Consejo Episcopal. Pero esos trámites no se han cumplido. Entonces a los hermanos mayores les diría que inicien el expediente tal y como está establecido.

-¿Qué le ha parecido la reciente celebración de un desfile de moda costalera en un pueblo de Huelva?

-Todo lo que sea desmesura, salirse del tiesto, inventar cosas extrañas que nos distraen de lo fundamental, no me parece plausible. Muchas veces predico y hablo de la identidad cofradiera y lo resumo en la vida religiosa y espiritual del cofrade, aparte del culto a los sagrados titulares; la formación, el apostolado y las obras de caridad. Luego están el cuidado de las sagradas imágenes, del patrimonio, de los enseres... Todo eso me parecen bien, como me parecen bien las convivencias en las casas de hermandad. Creo que las hermandades son un camino de socialización, de fraternidad, de conocimiento mutuo, de diálogo y convivencia. Todo eso es estupendo, igual que hay hermandades que se toman muy en serio el apostolado, etcétera. Todas estas cosas más extemporáneas me merecen menos respeto. Como el desfile de moda costalera.

-La semana pasada conocimos que el Consejo ha recibido peticiones para poner 26.500 sillas más en la carrera oficial. El aforo es de 34.000. ¿Le gustaría que hubiera una ampliación para dar cabida a más personas?

-Es también un tema técnico que tiene que dilucidar el Consejo. Yo no tengo por qué terciar en este asunto. Sí quiero decir que cuantas más personas puedan contemplar las estaciones de penitencia, mejor, porque entiendo que una estación de penitencia bien hecha siempre tiene una dimensión religiosa y evangelizadora. La contemplación de un Cristo descoyuntado, doliente en el árbol de la cruz, toca al corazón, llama a la conversión. Por otra parte, la salida a la calle de los pasos de misterio tiene un valor pedagógico para nuestros niños y para las personas menos letradas al entrarle por los ojos.

-¿Le gustaría ver pronto nazarenos recorriendo las Tres Mil Viviendas?

-No tengo muchas noticias sobre este asunto. Sé que la parroquia de Jesús Obrero ya tiene una banda de música y hay una agrupación parroquial. Si cumplen los requisitos establecidos en las Normas Diocesanas vigentes no tendré ninguna dificultad en firmar la conversión en hermandad. Es bonito que en los barrios periféricos haya manifestaciones de la piedad popular y más cuando hay detrás un pueblo que la sustenta.

-Se ha anunciado para 2016 la coronación de la Virgen de la Paz. ¿Qué pasa con la del Dulce Nombre de Bellavista?

-De momento tengo dos coronaciones en perspectiva: la de la Virgen de la Soledad de Castilleja de la Cuesta y la de la Virgen de la Paz. Luego hay algunas en el telar, pero no hemos reflexionado de manera pormenorizada. Pero habrá que hincarle el diente al tema porque hay varias que lo han solicitado.

- ¿Qué balance puede hacer del primer curso de la Escuela Diocesana de Hermandades y Cofradías?

-Por lo que me dicen los profesores, las autoridades académicas y los propios participantes, el balance es positivo. Si Dios quiere, la escuela se seguirá afianzando y hará un buen servicio para la formación de las personas matriculadas. Muchos de ellos serán aspirantes a ser miembros de juntas de gobierno o incluso hermanos mayores. De manera que estamos satisfechos.

-¿Se endurecerán los requisitos para ser hermano mayor y miembro de junta de gobierno en las nuevas Normas Diocesanas?

-Estos temas no los hemos trabajado todavía. Sí quiero decir que los obispos que servimos a la Iglesia en Andalucía, igual que hemos publicado unas normas sobre el uso extralitúrgico de los lugares de culto cuya novedad y fuerza es que afecta a todas las diócesis, es posible que también publiquemos unas normas para las hermandades y cofradías de ámbito regional. Es algo que tenemos que dilucidar en la próxima asamblea de obispos del Sur. Por eso no sé si nosotros nos vamos a adelantar. Tenemos que valorarlo en el seno de consejo episcopal y en diálogo con la delegación diocesana de Hermandades y Cofradías y con la delegación episcopal de Asuntos Jurídicos.

-Serían entonces las mismas normas para todas las hermandades de Andalucía.

-Las normas de Sevilla serían las mismas del resto de Andalucía. Hay un obispo que está trabajando ya en un borrador. Hay bastante homogeneidad en lo que respecta a las hermandades, por eso es importante que los obispos demos normas homogéneas para todas estas instituciones.

-¿Se regularán también los procesos electorales, más propios de los partidos políticos que de instituciones religiosas?

-Pues sí. A mí me desagrada el formato, con presentación del programa, campaña... Me parece que es algo que está fuera de lugar. El ideal sería una candidatura de consenso porque la experiencia nos dice que cuando hay más de una candidatura quedan heridas abiertas y eso produce fisuras, quiebras de la comunión y problemas en la vida de las hermandades. La comunión y la unidad son aspectos mayores en la vida de las instituciones.

-Hablando de política. ¿Le preocupa la irrupción de Podemos?

-Claro que me preocupa. Me preocupan determinados postulados y posturas extremas. Necesitamos mesura y sensatez y soluciones moderadas. Me preocupan determinadas posturas sobre la religión, sobre el papel de la Iglesia. Respeto a todo el mundo pero no dejo de manifestar también mi preocupación.

-En mayo habrá elecciones municipales, ¿Qué piensa de este uso político de las hermandades?

-Tendríamos que deslindar bien los campos. Cada uno en su casa y Dios en la de todos. De la misma forma que nosotros no podemos pretender gobernar la vida política, porque no es nuestro papel, también sería deseable que las instancias políticas tampoco se aprovecharan de las manifestaciones de la piedad popular para popularizar sus ofertas.

-Siguiendo con la política, ¿le decepcionó la retirada de la Ley del Aborto?

-Si le dijera lo contrario le estaría mintiendo. Sí que me decepcionó. Igual que decepcionó a tantos electores y a tantos españoles, muchos de los cuales probablemente votaron a la opción política a la que nos estamos refiriendo porque incluía en su programa este punto. La vida tiene que ser defendida en todo momento y en todo lugar sin excepción. Lo progresista hoy es defender la vida. Hay que decir que el aborto es una desgracia, es un grave desorden moral, es la eliminación voluntaria de una vida justamente por aquellos que tendrían más obligación que nadie de tutelarla, como son los padres y los médicos. De manera que el aborto no tiene justificación.

-Más de una vez ha señalado que le gustaría que hubiera un museo de las cofradías. Incluso en algún edificio de la Archidiócesis. ¿Hay algún avance?

-Luché mucho en ese sentido en Córdoba, con escaso fruto. No sería muy difícil encontrar en un futuro no lejano algún edificio adecuado para que fuese sede el museo de las hermandades y cofradías. No me parece ningún despropósito. Yo he tenido mucho que ver con el mundo del patrimonio artístico y todo eso me gusta. Si llegara el caso y encontrara un edificio propiedad de la Iglesia susceptible de cederlo para esta finalidad no dude que lo haría. Bien entendido que tendría que ser el propio Consejo quien invirtiera las cantidades necesarias para adecuar ese espacio.

-Durante la pasada Semana Santa, en las visitas a las cofradías, les espetó que no están los tiempos para estrenos o grandes dispendios. Los artesanos han replicado que tienen importantes necesidades, que generan empleo y riqueza y que son actividades únicas. ¿Dónde está el equilibrio?

-Parece que, por lo que a mí me dicen, algo se está moviendo al respecto. Me han contado desde una institución que hay menos demanda de ayudas. Algo está mejorando la situación económica. Esperemos que termine de mejorar y las hermandades también puedan enriquecer su patrimonio y haya pan y trabajo para todos. Yo no soy enemigo de los artesanos. Les deseo que su profesión les depare el sustento que necesitan ellos y sus familias.

-¿Hay alguna fecha ya prevista para la reapertura de Santa Catalina?

- Me preocupa más la reapertura que la fecha, que podamos devolver al culto este Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural. Doy gracia a Dios de que nos haya permitido y ayudado a dar los pasos oportunos para que en un futuro no lejano podamos reabrir la iglesia. Ese día para mí será muy gozoso.

-¿Podría Francisco Jurado, arquitecto de Santa Catalina, ser el nuevo Maestro Mayor de la Catedral?

-Admiro mucho a don Francisco Jurado, que es amigo mío desde el año 85 y que me ha hecho muchísimos favores. Me ha resuelto problemas en mi etapa de delegado diocesano de Patrimonio Cultural de Sigüenza-Guadalajara, en mi etapa de obispo auxiliar de Toledo, el cardenal de entonces me encomendó todos los asuntos del patrimonio y yo acudí a él. Y también como obispo de Córdoba, etapa en la que se restauró el Palacio Episcopal. Ahora también está trabajando conmigo en Sevilla con Santa Catalina. Dicho esto, no voy a mover ni un dedo para que sea arquitecto de la Catedral. Es una cuestión que tendrá que dilucidar el Cabildo y a mí me parecería decente y conveniente que el designado fuera un arquitecto sevillano porque va a estar encima del monumento. Por tanto, ni he movido un dedo, ni lo pienso mover.

-¿Se modificará el sistema de seguridad de la Giralda tras el triste suceso de hace unas semanas?

-La Catedral la gestiona directamente el Cabildo, que tiene un deán que es mi vicario general. Supongo que habrán considerado este hecho luctuoso para tomar las medidas pertinentes para que no se vuelva a repetir, pero no lo sé.

-¿Qué le dice a los sevillanos para la cuaresma que hoy empieza?

-Que la vivan con hondura, con autenticidad, que no se queden en la hojarasca y en lo periférico. Que penetren en el médula de lo que es la cuaresma y la Semana Santa: la actualización de los acontecimientos redentores. Es un tiempo de gracia y conversión. Que los sevillanos la vivan desde la verdad más profunda, buscando tiempos de oración más larga y más sosegada, tiempos de soledad y silencio para tomar la temperatura a nuestra propia vida, tiempos de penitencia y ayuno y también tiempos para renovar nuestra fraternidad, para reconciliarnos con los enemigos, para pedir y otorgar perdón. Es también un tiempo para estar con los pobres y compartir con ellos nuestros bienes. Deseo a todos una feliz y santa cuaresma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios