El aparcamiento nocturno de Marie Curie

  • Las aceras de esta calle de la Cartuja cercana a discotecas son ocupadas por coches algunas noches

Comentarios 3

"Siempre aparco en esta zona cuando salgo por la Cartuja". Así se explicaba en la madrugada del jueves al viernes un joven usuario del improvisado aparcamiento en que se convierten las aceras de la calle Marie Curie, una de las vías principales de salida de Sevilla por la Isla de la Cartuja.

Los canales de agua que acompañan a la Esfera Bioclimática de la Expo 92, los bancos y los macetones son utilizados como separadores entre hileras de coches que pasan allí la noche como si de un descampado se tratara cuando discotecas o conciertos atraen mayor público a estas calles. De día, cuando las empresas del Parque Científico y Tecnológico abren y la Cartuja recobra la normalidad, esta práctica desaparece.

Las aceras, muchas sin barreras arquitectónicas que impidan el paso a los vehículos, se llenan de coches conforme se acerca la madrugada y se vacían cuando se acerca el amanecer en Sevilla. La casi perfecta ordenación de las plazas de aparcamiento, aprovechando cualquier recoveco o desnivel, parece ser idea de algún aparcacoches experimentado que ha aprovechado la falta de lugares legales para estacionar los coches y más tarde ha abandonado a su suerte a los coches en la calle Marie Curie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios