El conjuro de Nervión

  • Layún, Roque Mesa y Sandro explican el porqué de su decisión de fichar por el Sevilla

  • Los tres cedidos agradecen la ocasión de disfrutar la "pasión" sevillista

Roque Mesa, Sandro y Layún, en el césped del Sánchez-Pizjuán Roque Mesa, Sandro y Layún, en el césped del Sánchez-Pizjuán

Roque Mesa, Sandro y Layún, en el césped del Sánchez-Pizjuán / Juan Carlos Muñoz

El Ramón Sánchez-Pizjuán tiene algo que emana de su viejo graderío remozado y no es otra cosa que pasión. Pasión muchas veces para lo bueno y también para lo malo, cuando las cosas no gustan al respetable. La cercanía del público de Nervión con el césped hace que el coliseo sevillista transmita muy directamente lo que siente. Y buen ejemplo de esto es lo que está tratando de frenar la dirección del club con Sergio Rico, foco de debate de una afición cuyo runrún o desaprobación pueden ser perniciosos para la necesaria comunión en los partidos importantes que quedan por disputar, uno tan inminente como la vuelta de la semifinal de la Copa del Rey. Es un estadio que late, y que casi como ser vivo no siempre se levanta con humor. Pero cuando se pone a favor, la atmósfera que crea atrae incluso más a extraños que a propios. En la presentación de los tres nuevos refuerzos de invierno se puso de manifiesto esa atracción de su magia. Layún, Roque Mesa y Sandro quieren sentir el conjuro de Nervión.

Son tres futbolistas cedidos, dos de ellos con opción de compra, el lateral y el medio centro. Pero más allá de que su etapa como sevillistas sea efímera o duradera, los tres coincidieron en señalar la pasión de la afición sevillista en su estadio como un fenómeno que quieren disfrutar... para lo bueno, claro está.

El club les hizo pasar por el mismo protocolo de recepción. Nada más llegar, subida a la grada de preferencia para las primeras fotos y declaraciones oficiales, visión de su perspectiva e incluso toma de imágenes para el recuerdo. Y ya en la jornada de este jueves, la presentación ante la prensa, después de haber estado en Leganés para la ida de la semifinal copera.

"Estoy muy contento, es un gran club, hay que ver su historia, cómo se viven en este estadio todos los partidos, una gran afición, una gran ciudad y venimos a luchar por grandes objetivos, que es lo importante", dijo Roque Mesa tras agradecer "al presidente y al club el esfuerzo que han hecho". "Había un interés del Sevilla desde hace un año y medio exactamente, tanto el Sevilla como todos los que hicieron el esfuerzo para que yo estuviera aquí saben del deseo de que yo estuviera aquí", añadió el medio de 28 años.

Similares palabras de agradecimiento empleó el también canario Sandro: "Ha sido complicado, ha sido una negociación bastante dura, el Everton se ha resistido hasta el último momento. Pero lo importante es que estoy donde el cuerpo me pedía estar y estoy muy contento". "Elegí el Sevilla porque es un gran club, con muchísima historia, han hecho un grandísimo esfuerzo. Piensas en el estadio, en la afición, en cómo se vive el fútbol aquí, y eso es lo que realmente pesó para venir al Sevilla. Sólo quiero ponerme en manos del míster, y de mis compañeros, y a ver qué pasa en el futuro", explicó el punta de 22 años, que regresará al Everton en junio, aunque Óscar Arias aseguró que hay un acuerdo tácito para negociar un traspaso en verano "si las partes lo quieren" .

Y Layún casi calcó el contenido de sus argumentos, con un agradable léxico dialectal mexicano. "Quiero agradecer a toda la gente involucrada en mi transferencia. Las aspiraciones son claras, no tenemos que escatimar lo que este club por historia y naturaleza tiene en mente, puestos altos en la Liga, la eliminatoria de Champions y la semifinales de la Copa del Rey". El mexicano cuenta con el Sánchez-Pizjuán como arma para esa vuelta ante el Leganés: "El peso que tiene este estadio será un gran motor para nosotros, para dar ese paso que queremos a la final". Y fue elegante al hablar del interés del Betis: "Siempre mostraré gratitud a toda la gente que puso interés en mí, pero al final estoy donde quiero estar y eso es lo que está en mi cabeza, agradecer la oportunidad de estar en este enorme club".

Por el Betis y Las Palmas también fue preguntado Roque Mesa, con quien habló Quique Setién: "Siendo sincero es cierto que me quería, que habló conmigo y que guardamos una buena amistad, pero yo le comenté que el Sevilla era un paso importante en mi carrera". Y también lo llamó Miguel Ángel Ramírez, que obtuvo igual respuesta. "Me llamó para lo del tanteo, pero le dije que era importante para mi carrera y mi familia y lo respetó totalmente".

El Mundial salió a la palestra, tanto con Sandro como con Layún. "Ahora mismo no tengo en mente el Mundial, sólo trabajar, disputar minutos y marcar goles", dijo el canario, que agradece la competencia de Muriel y Ben Yedder: "Si un equipo tiene muy buenos delanteros es mejor para uno, que mejora en muchísimos aspectos y es mejor también para que el míster tome decisiones".

Layún, "ilusionado con el Mundial pero centrado en el club y en absorber las características del equipo y los compañeros", sabe a lo que viene. "Vengo a disputar de entrada el lateral derecho, pero puedo adaptarme bastante bien al izquierdo y a otras posiciones. Mi objetivo es poner a disposición del equipo mis características y poder ayudar lo más posible". "Yo puedo tener unas características distintas a Jesús o Corchia y eso en una competencia leal nos permitirá estar más cerca de las victorias", explicó sobre el reparto de roles.

Cada uno a su modo expresó sus retos y deseos. Los tres son cedidos, pero ya lucen como sevillistas incluso en sus fotos del perfil de Twitter. Al conjuro de Nervión.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios