Tavares, exótico capitán y líder

  • El veterano brasileño es algo más que el goleador del inquieto Maribor

Darko Milanic se dirige a su plantilla durante el entrenamiento del Maribor en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Darko Milanic se dirige a su plantilla durante el entrenamiento del Maribor en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Darko Milanic se dirige a su plantilla durante el entrenamiento del Maribor en el Ramón Sánchez-Pizjuán. / raúl caro / efe

Marcos Tavares es una institución en el NK Maribor. El capitán, líder y goleador del rival de hoy del Sevilla en la segunda jornada de la Liga de Campeones es ni más ni menos que el futbolista que más veces ha vestido la camiseta del equipo esloveno, su máximo goleador histórico además. Y sigue cumpliendo con su función a sus 33 años. El brasileño, que llegó a Eslovenia en 2008 después de pasar por Malasia y Chipre, es el máximo realizador del colíder de la liga eslovena, igualado a puntos con el Olimpia Ljubljana. De los seis goles que lleva anotados, cuatro los ha hecho en las distintas rondas de clasificación de la Champions que han traído hasta aquí al Maribor.

Con cingo goles lo sigue en la tabla de goleadores Mesanovic, quien, en cambio, no ha hecho ninguno en Europa, aunque sí participó decisivamente en el gol del Maribor al Spartak que salvó un punto en el estreno de los eslovenos en su feudo en el grupo E (1-1). Tras una rápida pared precisamente con Tavares, Mesanovic abrió a Bohar, quien marcó desde la izquierda con un preciso derechazo de rosca.

Tavares también participó en la ocasión con la que el Maribor se pudo quedar con los tres puntos en su saco, también de Bohar, que mandó un cabezazo al palo y tuvo un centro chut que se paseó por la portería. Porque el brasileño es algo más que el goleador. Desde la mediapunta, a su ritmo, lleva los ataques, gracias a su buen toque su su visión de juego. El ex delantero del Gremio es la punta de lanza visible de un equipo que se sitúa con un 4-2-3-1 y que tiene en el eje la parcela más floja: los centrales no son muy rápidos y los medios centro, tampoco, aunque Pihler tiene buen toque y suele incorporarse al ataque. Ante el Spartak jugaron en el doble pivote Vrhovec y Kabha, uno de los pocos que pone un toque exótico en el equipo por su nacionalidad israelí.

De atrás hacia delante, el Maribor cuenta con la veteranía del meta Handanovic (39 años), los laterales Milec, con buen disparo, y Viler, y el central Rajcevic. Los cuatro jugaron en Sevilla hace cuatro temporadas, cuando el Maribor cayó en dieciseisavos de final de la Liga Europa ganada en Turín. Bohar, jovencito, ya jugaba en ese equipo: ahora tiene sitio fijo en el ala izquierda, a pierna cambiada, acompañado por Ahmedi, un zurdo albanés con potencia. El Maribor, algo rejuvenecido respecto al de hace cuatro años, es débil y lento en el eje, pero arriba tiene jugadores inquietos que hay que atar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios