liga de campeones | sevilla - maribor

La flecha aún está clavada

  • El sevillismo espera y da por hecho que la herida por el ballestazo sufrido en el Wanda cicatrice con una cómoda victoria sobre el rival más flojo del grupo

Entrenamiento de la plantilla del Sevilla FC. Entrenamiento de la plantilla del Sevilla FC.

Entrenamiento de la plantilla del Sevilla FC. / EFE

La herida de la primera flecha está reciente. Es más, como en los recios guerreros del cine histórico, la flecha sigue clavada en el torso, en un lugar sin duda comprometido porque se trataba de un rival directo el que asestó el ballestazo, pero el guerrero sigue batallando. Y en ese fragor de no parar aparece un enemigo de menos envergadura, aparentemente más débil y es con ése con el que el guerrero paga la punzada de dolor que aún se le agarra al pecho.

Es una forma de comparar el fútbol con el cine, o con la historia. La derrota sufrida el pasado domingo en el Wanda Metropolitano a manos del Atlético de Simeone debe tener en el Sevilla la misma reacción relatada en el imaginario guerrero que aprieta los dientes para sacarse la flecha del torso. Es normal que la afición no esté contenta tras la primera derrota oficial de la era Berizzo y que exija un acto de desagravio en el Sánchez-Pizjuán en el estreno como local de la fase de grupos.

El rival es teóricamente el más flojo del grupo, y sin el teóricamente, así que el partido de esta noche se incluye dentro del apartado que el sevillismo etiqueta con la obligación, no de ganar, sino de golear para hacer más llevadero el disgusto del domingo. Para olvidarlo, vaya, pues la particular idiosincrasia del aficionado al fútbol por estos lares es fácilmente maleable. Si hay una nueva victoria, todos los pecados anteriores serán perdonados y acudirán a la mente de los hinchas nuevas ilusiones, en este caso relacionadas con la Champions.

Considerado como oro puro el punto que el Sevilla sumó en Anfield ante el Liverpool por cómo se desarrolló el debut en el torneo por mucho que Berizzo falte a la verdad diciendo, como ayer defendió, que su equipo "hizo un buen partido en Inglaterra", los puntos en los dos partidos ante el Maribor tienen un valor más decisivo todavía. Ante los reds, lo que hizo el Sevilla fue maquillar y cantar bingo en la segunda mitad lo que en el descanso pudo haber acabado en goleada. Pero el Liverpool no remató al Sevilla y su castigo es que hoy aparezcan ambos en la clasificación que figura en los sitios web de la UEFA con los mismos puntos.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Dependerá del Sevilla dar valor a ese gol de Correa y lo tendrá si hoy la victoria cae del lado local en una cita que pinta fácil pero que puede complicarse de no estar lo suficientemente concentrado. El Maribor es un rival que está muy por debajo del nivel de este Sevilla, pero nadie olvida lo comprometida que el equipo esloveno puso hace cuatro años una eliminatoria de Europa League en un mal partido de ida de los de Unai Emery al borde de la frontera austriaca en los dieciseisavos de final de aquella edición 13-14. Fue la que el Sevilla acabó alzando en Turín tras entrar por la puerta de atrás por la negativa a participar de la UEFA al Málaga cuando empezaba a preocuparse en echarle la lupa al fair play financiero. El 2-2 aplazó para la vuelta el esperado paseo, si bien todo acabó en un 2-1 que parecía más apretado de lo que fue.

Hoy el sevillismo espera un golpe con más autoridad. Aunque ganar sea lo que le importe, tampoco mira para otro lado la afición cuando ha visto a su equipo sufrir en campos como Getafe y Gerona. Sí, los protagonistas han repetido después de esas victorias que en esos campos pocos equipos van a ganar, pero el que quiere ver disfrutar y jugar bien a su equipo quiere verlo siempre.

Berizzo vuelve a tener a toda la plantilla disponible después de un par de semanas en las que siempre ha tenido que lidiar con algún contratiempo. Se suman Kjaer, Escudero y Nolito, para quien la cita se presenta como una excelente ocasión de alcanzar el nivel físico que cabe exigirle ante la millonaria inversión realizada en su fichaje, grande en traspaso y sueldo. Su calidad ha salido a relucir, pero el Sevilla para estar al nivel de otros con los que aspira a codearse necesita que ello ocurra con más intensidad y continuidad en el tiempo.

La flecha está clavada en el torso del guerrero y es el momento de agarrarla con fuerza y tirar de ella, pero si subestima a su inferior atacante, éste puede hundirla más casi sin querer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios