Salón de belleza

Lo peligroso de tanto cuidado personal es que terminaría haciéndome más 'selfies' que haikús.