Mejoramiento humano

La cofradía transhumanista, más inocente que perversa en su afán de reconstruir tecnológicamente la perfección del cuerpo, deja demasiado pigmento en el tintero de sus sueños.