Un diestro vasco de raza que alcanzó el estrellato y siempre buscó la pureza

Iván Fandiño, en Sevilla Iván Fandiño, en Sevilla

Iván Fandiño, en Sevilla / Juan Carlos Muñoz

Iván Fandiño (Orduña, 29 de septiembre de 1980) se aficionó a los toros tras destacar como pelotari en su adolescencia. Se vistió por primera vez de luces en Llodio (Álava) el 16 de agosto de 1999 y debutó con picadores el 2 de junio de 2002 en su ciudad natal. Fandiño Se forjó como torero en las capeas de la provincia de Guadalajara, donde mataba auténticos toros y en uno de esos festejos fue cuando conoció a Néstor García, quien le ayudó en su preparación como torero y fue su apoderado.

Iván Fandiño se presentó en Madrid el 12 de septiembre de 2004 y cortó una oreja al novillo Risueño, de Navalrosal. Tomó la alternativa el 25 de agosto de 2005 de manos de El Juli, quien le cedió el toro Afrodisiaco, de El Ventorrillo, en Bilbao; convirtiéndose el coso de Vista Alegre en un escenario clave en su carrera, donde en 2007 cortó una oreja y en 2009 consiguió otro trofeo de un toro de La Quinta.El 12 de mayo de 2009 confirmó en Las Ventas con el toro Catalán, de La Dehesilla, siendo apadrinado por Antonio Ferrera. Triunfó varias tardes en la plaza madrileña.

El 1 de mayo de 2010 cortó una oreja en Las Ventas a un toro de Guardiola Fantoni y debutó en la Feria de Abril, en los Sanfermines y en la Feria del Pilar.

En 2011 se consolidó en las grandes ferias. Esa temporada cortó cuatro orejas en Las Ventas en actuaciones distintas. Ese año sufrió una cornada grave en La Malagueta, que le aparta de los ruedos un mes. Salió a hombros en Pamplona. Y lidió sendas corridas en solitario en Bilbao y Valencia y triunfa en Madrid en la Feria de Otoño. Gana la Oreja de Oro de Radio Nacional de España como triunfador de la temporada. En la temporada de 2013 ocupó uno de los puestos cimeros. Cayó herido en Madrid en la primera de sus tres tardes en San Isidro, al entrar a matar a un toro de Parladé tras cuajar la mejor faena de ese ciclo. Retornó al mes en Soria y se alzó como triunfador de la Feria de Pamplona y arrasa en Mont de Marsan y Bayona. En Bilbao cuaja una faena épica a un toro fiero de Jandilla. Y volvió a ser proclamado triunfador de la temporada. En 2014 salió a hombros en Las Ventas, tras cortar dos orejas a un parladé, al que entró a matar sin muleta. Consiguió otro trofeo en la Corrida de la Beneficencia. En 2015 se encerró con seis toros en Madrid y la apuesta no le salió como esperaba. En 2016 y 2017 luchó por volver a los puestos cimeros del escalafón.

Iván Fandiño, que contó con el respeto de los aficionados tanto en Francia como en España, fue un diestro de gran valor, que siempre buscó la pureza en la realización de las suertes sin importarle cruzar la raya roja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios