De las uvas a la cola para el Falla

  • Un grupo de jóvenes inaugura este 1 de enero la cola para las entradas del COAC 2018

  • Aún no se sabe cuándo ni dónde saldrán a la venta

Comentarios 8

Mientras unos aún se recuperan de los excesos de la Nochevieja otros ya piensan en su particular Año Nuevo, el que llegará dentro de ocho días cuando suba el telón del Gran Teatro Falla y comience el COAC 2018. Aún no se sabe cuándo ni dónde saldrán a la venta las localidades para la fase clasificatoria del Concurso, pero este 1 de enero los primeros valientes ya se ha lanzado a la calle ocupando las taquillas primero del estadio Carranza, el lugar en el que se dispensaron las entradas de preliminares estos últimos años, y posteriormente del Baluarte de la Candelaria, otro de los posibles puntos de venta. 

Un grupo de unas diez personas, "el grupo de Los Topos" como se denominan, se resguardaron en los bajos de tribuna del estadio gaditano a la espera de noticias sobre las ansiadas localidades. Son jóvenes de varios puntos de Andalucía, de Sevilla, de Cádiz, de Puerto Real, de Córdoba... incluso de Almería. Es el caso de Tamara, que salió a las 8.30 de esta mañana para poder reunirse con sus amigos a primera hora de la tarde. Otros, dos hermanos, salieron de madrugada de la localidad sevillana de Alcalá del Río para ser los primeros de la cola. A lo largo de la mañana llegó el resto, en coche, en tren o autobús.

Durante la tarde decidieron desplazar el campamento al Baluarte de la Candelaria, otro de los puntos de venta habituales de entradas durante el COAC. Y es que el Cádiz-Sevilla de Copa del Rey que se disputa este miércoles, declarado de alto riesgo, pone muy en duda que las localidades vayan a dispensarse en el estadio del conjunto amarillo dada la cercanía del encuentro y el dispositivo policial que requiere. Todo al respecto, sin embargo, sigue siendo una incógnita.

Les espera un buen puñado de horas en la calle, pero que no se les tache de ninis: aclaran que para pasar estos días en Cádiz -hasta mañana o pasado, calculan- han adaptado sus horarios laborales y pedido días libres en sus respectivos trabajos. En una cola para conseguir entradas para el Concurso del Falla se hicieron amigos y reencontrarse cada año con este mismo objetivo es ya una tradición, tan importante -o más- que despedir el año con doce uvas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios