La pérdida de Palomares deja al PP con sólo siete alcaldías

  • El PSOE sumará su regidor número 74 tras la crisis provocada por la mala relación entre los ediles de centro-derecha

Dolores Rodríguez preside el Pleno de agosto, en el que la oposición pidió explicaciones por la crisis de gobierno. Dolores Rodríguez preside el Pleno de agosto, en el que la oposición pidió explicaciones por la crisis de gobierno.

Dolores Rodríguez preside el Pleno de agosto, en el que la oposición pidió explicaciones por la crisis de gobierno. / josé ángel garcía

Para muchos, la moción de censura que se debate y vota hoy martes, a las 12:00, en Palomares del Río, pasa por ser un cambio político menor en un municipio de 8.500 vecinos. Pero evidencia más cosas. Por un lado, muestra la brecha que el PP debe superar si aspira a ser alternativa del PSOE en los pueblos de la provincia, ya que con la pérdida del gobierno en Palomares se queda con siete alcaldías (Pilas, Carmona, Herrera, Lora del Río, Tomares, Mairena del Alcor y Villanueva del Ariscal) frente a 74 del PSOE, que sumará la de este núcleo del Aljarafe: Ana Isabel Jiménez Salguero, candidata propuesta en la moción de censura, es la portavoz del Grupo Socialista, mayoritario en la oposición.

Por otro lado, la pérdida del gobierno pone de manifiesto también las dificultades de la dirección provincial de Virginia Pérez para poner orden y evitar que las malas relaciones personales entre los ediles de Palomares, que se agravaron desde el último congreso provincial al que acudieron divididos -unos apoyaron a Juan Bueno y otros a Pérez, elegida presidenta- paralicen la gestión de un ayuntamiento. Desde el verano, el gobierno municipal está formado sólo por la alcaldesa, Dolores Rodríguez, y otro concejal. Otros dos ediles del PP están fuera, entre ellos el número dos en las elecciones, José Manuel de la Villa, que se ha negado a renunciar a su acta; y un tercero pasó a ser no adscrito, tras pedir que se expedientara a la regidora por cuestionar públicamente la gestión de su equipo.

En estas circunstancias, la oposición ha tardado en dar el paso de la moción de censura. El mandato pasado ya presentó otra, entonces liderada por Juana Caballero, edil de IU, como principal grupo de la oposición. Fue justo hace tres años (8 de enero de 2014), contra la misma alcaldesa y no fue bien valorada en las urnas, porque en 2015 el PP sacó más votos. Así, la oposición consideraba que era la propia alcaldesa o el PP, forzando la dimisión de ésta, los que debían arreglar un problema que ellos habían creado en Palomares, donde no se barajaba otra opción que el PP culiminara el mandato.

Cuatro meses después del Pleno en el que se reprobó a la regidora y los grupos de la oposición la instaron a dimitir si no podía enderezar el gobierno, no han tenido más remedio que dar el paso, por "responsabilidad", insisten. La moción se registró el 22 de noviembre y la firman todos los grupos de la oposición: los tres ediles del PSOE, los dos de IU-UIPR, los dos de Vecinos por Palomares y el del PA, aunque éste no formará parte del gobierno local que se forme, al que sólo dará apoyo puntual.

A diferencia de otras mociones, en las que los partidos perjudicados amenazan con salir de otros pactos con partidos que actúan en su contra, con Palomares no está habiendo tensiones de este tipo a priori. Sí las hubo el pasado verano, cuando los rumores de moción de censura se acallaron coincidiendo con la que se presentó en Estepa y en la que el PSOE se hizo con la Alcaldía con el apoyo de los ediles populares. En esta ocasión todos parecen tener claro que el resorte que ha activado de la moción de censura han sido las propias cuitas internas del PP.

La de Palomares del Río es la quinta moción de censura que se presenta en la provincia de Sevilla, aunque una de ellas, la de Valencina, no salió adelante porque los concejales del PP que la promovían se dividieron. Sí prosperaron la de Constantina (enero de 2016: el PSOE recuperó la Alcaldía que ostentaba desde las elecciones Ciudadanos por Constantina); Santiponce (mayo de 2016: el PSOE apoyado por el PA se hizo con la Alcaldía, que tenía IU); y Estepa (en agosto pasado: el PSOE, el PP y el PA apartaron al alcalde de Independientes por Estepa).

Sin mediar moción de censura, han cambiado los alcaldes elegidos tras las elecciones de 2015 en otros diez municipios. En ocho de ellos han sido relevos dentro del mismo partido: Espartinas, Alanís de la Sierra, Cañada Rosal, Castilblanco, Gines, Alcalá de Guadaíra, Lebrija y El Saucejo. En otros dos casos, la alcaldía ha cambiado de color político: Villaverde del Río (recuperada por el PSOE tras una cuestión de confianza) y Villanueva del Río y Minas (por un acuerdo del PSOE con el partido de la anterior alcaldesa de Unión Minera).

Salvo sorpresa, el PSOE volverá hoy a la Alcaldía de Palomares, donde ya gobernó tras las primeras elecciones democráticas con Carmen Pichardo (de 1979 a 1986) y con Juan Bautista Ginés, actual secretario provincial de UGT en Sevilla (entre 2007 y 2011).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios