El ADN propicia las detenciones por el robo de hachís en la Aduana de Huelva

  • Las muestras obtenidas permitieron identificar a varias personas con numerosos antecedentes y permitieron 16 arrestos

Las muestras de ADN obtenidas por especialistas de la Brigada de Policía Científica de la comisaría de Huelva han sido "claves" para la detención de 16 personas en relación con el robo de mil kilos de hachís en la Aduana de Huelva coincidiendo con las campanadas de Nochevieja. La obtención de esas muestras se logró tras una meticulosa inspección ocular del almacén donde se encontraba la droga sustraída en los instantes posteriores al asalto, así como un día después tras recuperarse en Sevilla el remolque empleado por los ladrones.

El ADN obtenido permitió identificar a dos personas con numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio y la salud pública, según informó la Policía Nacional en un comunicado.

Las pesquisas posteriores desencadenaron los primeros arrestos, a finales del mes de febrero, y condujeron finalmente hasta el resto de personas relacionadas con el asalto. Entre los detenidos se encuentra un vigilante de seguridad del recinto quien, presuntamente, habría facilitado a los autores materiales de la sustracción el mando que abre la puerta de las instalaciones y la clave para desactivar la alarma.

Las detenciones de las seis primeras personas, cuatro de ellas implicadas directamente en el robo, se produjeron el 22 de febrero, una jornada durante la cual también se realizaron cinco registros en Huelva y se intervinieron tres vehículos de alta gama adquiridos en los días posteriores al robo.

También se efectuaron otros cinco registros en Sevilla, concretamente en la localidad de Carmona, y en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y, días más tarde la Udyco de Sevilla arrestó a otro miembro del grupo investigado.

Una segunda fase de la investigación culminó el pasado 4 de marzo, cuando se detuvo al vigilante de seguridad del edificio de la Aduana de Huelva, que sería la persona que habría facilitado a la organización criminal la información acerca de dónde se encontraba la droga almacenada, facilitando igualmente el mando que abre la puerta de acceso a las instalaciones y la clave para la desactivación de la alarma.

También se pudo averiguar que el vigilante detenido había sustraído con anterioridad al menos tres fardos de hachís de unos 30 kilogramos cada uno, que vendió a terceras personas con la mediación de cinco individuos, que fueron igualmente detenidos en esta fase. Además, fue identificada la persona que "dirigió" el robo, pendiente aún de detener.

Finalmente, el 14 de marzo fueron apresadas dos personas más en Gavá (Barcelona), con la colaboración de agentes de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, a las que se les intervino, tras un registro domiciliario, 24 kilos de hachís; y posteriormente en Sevilla se arrestó a otros dos individuos relacionados con el domicilio anteriormente registrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios