Alonso reprocha a la Iglesia que ignore la ley de apertura de monumentos BIC

  • El consejero asume que los acuerdos avanzan "poco" y confía en la reunión del próximo viernes

El tiempo corre y no parece que la Junta de Andalucía y los Obispos del Sur lleguen a un acuerdo que satisfaga a ambas partes en lo que respecta a la apertura de monumentos religiosos restaurados con dinero público. Razón por la que el consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, emplazó ayer a la Iglesia a que asuma compromisos y acepte los cambios planteados por el Ejecutivo andaluz en relación a la apertura gratuita varios días al mes de los monumentos eclesiásticos.

En la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, el consejero explicó que hasta ahora no ha recibido respuesta de la Iglesia a su planteamiento y ha reconocido que ha habido pocos avances en la negociación abierta al respecto.

No obstante, quiso subrayar que la Junta ofreció en febrero "espacios de diálogo, que va a mantener" puesto que hay prevista otra reunión de la comisión mixta en la que participan la Junta y la Iglesia el próximo 19 de abril, cuando concluye el plazo dado para que las autoridades eclesiásticas se pronuncien al respecto.

El consejero quiso recordar que la Junta ha hecho un "esfuerzo sin precedentes" en inversión en la conversación de los bienes del patrimonio de la Iglesia y, de acuerdo con un principio de reciprocidad, "parece razonable que se pongan al servicio de los ciudadanos" con una entrada gratis varios días al mes. Se refiere el responsable de Cultura a iglesias y santuarios como la Iglesia de los Descalzos de Écija (de la que Cultura sufragó 5 millones en solitario para su restauración), el convento de los Agustinos de Huécija en Almería, financiada con 1,4 millones de euros de los fondos andaluces.

El consejero apuntó en su intervención que legalmente los bienes declarados de interés cultura (BIC) tienen que someterse a la ley, la cual establece la entrada gratuita a los mismos cuatro días al mes. Aunque admitió que ha habido "pocos avances, confía en una "respuesta positiva" de la Iglesia al planteamiento de la administración autonómica.

Asimismo, Alonso denunció un "agravante" porque en algunos casos la Iglesia ha cobrado entrada a sus monumentos y se repartía las ganancias con una empresa turística que colaborada para tal fin. Es el caso la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda, cuya restauración se financió con fondos de la Junta y que tras una tortuosa intervención, que ha durado cerca de 30 años, explota su visita a razón de cuatro euros la entrada. Un fin comercial que ha sido denunciado en el Parlamento por diputados de Izquierda Unida.

En Andalucía, la Iglesia posee 387 inmuebles de elevado valor histórico-artístico, de los que 162 están declarados como Bien de Interés Cultural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios