Andaluces en el banco azul

  • Miguel Arias, al frente de Exteriores o Agricultura, y Montoro, en Hacienda, se dan por seguros en el nuevo Ejecutivo · Báñez y Juan Manuel Moreno se colocan en la segunda fila de la Administración PP.

Comentarios 17

Esta vez no hay cuaderno azul: ese bloc donde José María Aznar iba apuntando con su sobrio estilo castellano los posibles ministros hasta completar sus gabinetes; esta vez, Mariano Rajoy lleva en su mente una nómina de candidatos y una posible estructura de Gobierno, que no se materializará hasta el martes por la tarde. Martes: será ese día, una vez que Rajoy salga investido como presidente del Congreso de los Diputados, cuando vaya telefoneando a quienes serán sus ministros y cuando termine de completar un puzzle que sí alcanzará imagen antes de jurar el cargo el miércoles ante el Rey. Entonces se conocerá al completo el primer gabinete del nuevo presidente, aunque dirigentes del PP dan por hecho algunos nombres concretos que figurarán en esta nómina. Y, entre ellos, hay dos andaluces: Miguel Arias Cañete, ex ministro de Agricultura, y Cristóbal Montoro, que lo fue de Hacienda con José María Aznar. Ambos han sido forjadores del marianismo; en especial, Arias, que apoyó a Rajoy en el difícil congreso del PP de Valencia y que ha sido el responsable del comité electoral del partido. Pero, además de estos dos, hay otros andaluces que, de un modo u otro, estarán en el Ejecutivo, bien como secretarios de Estado, bien en direcciones importantes. La onubense Fátima Báñez, el malagueño Juan Manuel Moreno y Elvira Rodríguez, diputada por Jaén, aunque ligada a la Comunidad de Madrid, estarán en la segunda escala de la Administración del PP, aunque algunos dirigentes populares no descartan que alguno de ellos pueda ser, incluso, ministro. Es el caso de Elvira Rodríguez, que mantiene muy buenas relaciones en las provincias de Cádiz y Huelva.

Una persona conocedora de la arquitectura con la que se construye un Gobierno explica que Rajoy "necesita unos 40 nombres": 10 u 11 personas para dirigir los ministerios; ocho o nueve secretarios de Estado de las materias más importantes; otros 10 para dirigir y ejercer de portavoces de los grupos parlamentarios; cinco que se queden en el partido, y los presidentes de las dos Cámaras. Así se compone el puzzle, que siempre comienza a montarse por sus piezas principales. ¿Cuáles será estas claves de bóveda en el de Rajoy?

En esto han coincidido varias fuentes populares: los ministros de Economía -que también pudiera conformarse como una vicepresidencia-, Asuntos Exteriores e Interior, debido a que Rajoy deberá abordar durante esta legislatura el final de ETA. Una persona clave, del perfil discreto, de su absoluta confianza, y que algunos vez en ello a Ana Pastor, que fue subsecretaria de Rajoy cuando el próximo presidente ocupó la cartera de Interior.

Miguel Arias es uno de los posibles ministros de Asuntos Exteriores. Si algo ha quedado claro durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero es que los intereses internacionales de España se encuentran en Bruselas, la capital de la Unión Europea, donde se decide el cuerpo básico de las políticas económicas que después deberá aplicar el Gobierno. Buena parte de los errores de Zapatero proceden de haber perdido una interlocución de privilegio con los líderes europeos; especialmente, con Alemania, cuya canciller actúa como la verdadera regidora de la Unión, más incluso que la menguada Comisión Europea.

Miguel Arias es un buen conocedor de la UE, ha sido eurodiputado, ha presidido la comisión de Agricultura de la Cámara y se maneja bien en cinco idiomas. No obstante, este madrileño, cuya vida profesional la ha ejercido en Jerez, donde vive con su familia, es uno de las piezas más versátiles. "Miguel hará lo que le pida Rajoy", cuenta un dirigente del PP, que también cree posible que Arias termine en la cartera de Agricultura. Ya fue ministro de este departamento durante los últimos años de Aznar, y a España se le han complicado las perspectivas en este campo con la reforma de la Política Agraria Común (PAC) y el fin del acuerdo de pesca con Marruecos, materializado esta semana por el Parlamento Europeo. En este sentido, Arias es una duda, porque también hay quien piensa que el mejor ministro para abordar estos asuntos no sería el del campo, sino el de Exteriores. En uno u otro ministerio estará Arias. Sí es seguro que el departamento recobrará el nombre de Agricultura, aunque siga fusionado con el de Medio Ambiente.

Rajoy contará con un gabinete con menos titulares que el actual, 10 u 11 ministerios, donde Cultura se incorporará a otro ministerio, Medio Ambiente seguirá en Agricultura o con Fomento y Administraciones Públicas -actual vicepresidencia- quedará también integrada.

La otra cartera de la tríada es la de Economía por razones que, a estas alturas de la crisis, son obvias. Además de enviar un mensaje a Bruselas y a los inversores de deuda pública con un nombre de prestigio, el nuevo Gobierno del PP debe proseguir con el objetivo de déficit del 4,4 en 2012. Si este año acabase con el objetivo marcado -que es del 6-, el ajuste sería de 15.000 millones de euros, pero podría llegar hasta 25.000 millones de euros si se queda en el 8. No obstante, esta es una cifra que el Ejecutivo no conocerá hasta marzo. De momento, la Administración central está cumpliendo bastante bien sus deberes; las comunidades autónomas han adelantado los cierres de gasto a noviembre, por lo que el dato pudiera ser mejor que el esperado, pero ahora hay dudas sobre si la Seguridad Social finalizará con déficit debido a la caída del número de cotizantes.

Cristóbal Montoro es una de las personas que estará al frente de un ministerio económico: podría ser de Hacienda si se separa de Economía, en cuyo caso también cabe la opción de que esta última fuera una vicepresidencia. Montoro había sido diputado por Jaén, de donde es originario, aunque en estas elecciones se presentó de cabeza de cartel por Sevilla. Una de las incógnitas del nuevo gabinete es el número de vicepresidencias que tendrá e, incluso, si habrá alguna. En cualquier caso, todos en el PP dan por hecho que Soraya Sáenz de Santamaría será la vicepresidenta política o la ministra de Presidencia. Es ella quien se ha encargado del traspaso de poderes con los socialistas y es la persona que Rajoy encumbró al nombrarla portavoz del grupo popular en la oposición.

Tanto en Economía como en Hacienda, Montoro deberá vigilar el déficit, y será cuando se sepa la cifra con la que se cerró 2011 -posiblemente, en marzo- cuando Rajoy deba tomar las medidas más duras. No obstante, el próximo presidente ya ha anunciado que mañana lunes, durante el primer día del debate de investidura, anunciará ya algunas medidas "no gratas". Su intención es explicar cuál es su hoja de ruta para los próximos cuatro años, pero el asunto de déficit seguirá colgando como una espada sobre su acción de gobierno. Otras fuentes colocaban a Montoro al frente del Banco de España cuando se produzca la salida en un semestre de Fernández Ordóñez, pero todo indica que estará en el Ejecutivo.

Otro de los andaluces que a buen seguro estará en la Administración de Mariano Rajoy será la diputada onubense Fátima Báñez, de quien llamó la atención que se sentase al lado del próximo presidente en la pasada sesión de apertura del Congreso. Báñez ha sido la portavoz de la Comisión de Presupuestos, forma parte del equipo de fontaneros de Rajoy y es uno de los valores en alza dentro del PP. Licenciada en Derecho y Administración de Empresas en Icade, esta onubense de San Juan del Puerto estará en esos segundos puestos claves del Ejecutivo, aunque alguna fuente la coloca, incluso, al frente de un ministerio si el nuevo presidente optase por un Gobierno donde se entreverasen los nombres de más prestigio del PP con los jóvenes que han ido progresando en estos últimos ocho años. Tal es el caso también del diputado malagueño Juan Manuel Moreno, que es el actual responsable de política local y autonómica del PP. Moreno fue presidente de Nuevas Generaciones en Andalucía y, posteriormente, de esta misma formación a nivel nacional. Elvira Rodríguez constituye un caso distinto; ya fue ministra de Medio Ambiente y, antes, fue la responsable del control presupuestario. A estas elecciones se presentó por Jaén, donde se quedó el hueco que dejó Cristóbal Montoro al integrarse en la lista de Sevilla. Rodríguez es una de esas personas que Rajoy tendrá a disposición, bien para una secretaría de Estado de importancia o algún ministerio.

El primer Consejo de Ministros de Rajoy se reunirá el viernes, y será a partir de entonces, cuando se nombren a estos segundos cargos. Allí se sentará la nómina de los elegidos, donde también se da por segura la presencia del Alberto Ruiz-Gallardón, posiblemente en el Ministerio de Defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios