Caso de los ERE

Antonio Ávila amonesta a Zoido tras emplear datos erróneos de los ERE

  • El líder del PP llegó a decir que después de 2011 se dio una ayuda con Juan Lanzas de mediador.

Comentarios 5

El líder del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, experto en el asunto de los ERE, deberá estudiarse mejor los datos que maneja a partir de ahora, porque el empleo, por su parte, de datos erróneos provocó la crítica en cascada por parte de la Junta y, en especial, del consejero de Economía, Antonio Ávila, que le acusó, directamente, de ensuciar con mentiras. Si Zoido quiso dejar al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, por mentiroso, el misil se le volvió en contra, a pesar de los intentos de otros dirigentes del PP de matizar las palabras de su líder.

El miércoles pasado, el día en que Griñán intervino de modo especial en el Parlamento para hablar del caso de los ERE, Zoido acabó su intervención con una pregunta enigmática: "¿Me puede asegurar que su Gobierno no ha otorgado ayudas excepcionales después de dictar su orden reguladora de ayudas sociolaborales de abril de 2011? ¿Se ha saltado esa orden en alguna ocasión?". El 1 de abril de 2011, el Gobierno de Griñán puso orden en la concesión de ayudas a trabajadores efectuados por los ERE, y Zoido insinuó el miércoles que eso había sido papel mojado. Ayer, en la sesión de control del Parlamento, el líder del PP volvió a interpelar a Griñán por este mismo asunto, y como el presidente no le contestó, reveló su supuesta bomba. A saber: que la Junta concedió a Primayor y a Astilleros de Huelva ayudas excepcionales al margen de esa orden. En el caso de Primayor, dijo Zoido, "fue Lanzas otra vez el mediador, hay intrusos, hay intrusos, uno de los beneficiarios de esas ayudas excepcionales es Luis García de los Reyes, amigo de Lanzas y esposo de María José Martínez Elvira. (...) Son los mismos, son los mismos".

En realidad, las ayudas sociolaborales a Primayor se concedieron en 2004 y 2009, efectivamente con Juan Lanzas -ahora encarcelado, de mediador-, pero en 2011 lo que se le otorgó a esos ex trabajadores fue una ayuda excepcional porque la aseguradora Apraleven había quebrado. Al tener los derechos adquiridos, la Junta concedió un ayuda excepcional de 480 euros durante seis meses, y reembolsable, mientras se solucionaba el problema. No es, por tanto, una ayuda al margen de la orden, sino subsanar transitoriamente el problema económico de la aseguradora, que dejó sin ayuda a esos ex trabajadores. Luis García de los Reyes, en efecto, es amigo de Juan Lanzas, pero trabajó en esa empresa; no es, por tanto, un intruso. En el caso de los Astilleros de Huelva, se concedió la ayuda excepcional porque el que la solicitó fue el organismo concursal, no los trabajadores como estaba previsto en la citada orden. Se realizó, además, con un informe jurídico.

En este caso, el "son los mismos" de Zoido a Griñán no sirvió para acusar al presidente de la Junta de seguir empleando la misma práctica, sino más bien la falta de pericia del líder de la oposición. O de sus nuevos asesores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios