La Armada apresa en Tarifa un pesquero marroquí que usaba redes a la deriva

  • El patrullero encuentra el material a dos millas al sur de la costa española cuando realizaba un servicio rutinario

Un patrullero de la Armada española apresó ayer a un pesquero marroquí al encontrar redes a la deriva durante un servicio ordinario en el Estrecho de Gibraltar. El pesquero, que faenaba bajo el nombre de Abdella, quedó detenido en el puerto de Tarifa, en la zona que queda al abrigo del dique del Sagrado Corazón, donde normalmente arriban los inmigrantes rescatados.

Fuentes de la Armada confirmaron que el suceso ocurrió alrededor de las 17:00. El patrullero Medas P-26 con base en la estación naval de Puntales, en Cádiz, se encontraba realizando un servicio rutinario en el Estrecho de Gibraltar, cuando encontró unos 1.500 metros de redes con boyas a la deriva, a unas 2 millas al sur de Tarifa.

Las mismas fuentes adscritas al Ministerio de Defensa contaron que el patrullero recibió órdenes de retirar las redes cuando apareció el pesquero de bandera marroquí Abdella, cuyos tripulantes confirmaron que las redes eran suyas.

Finalmente, el Medas recibió la orden de proceder al arresto la embarcación -en la que viajaban unos seis pescadores, aunque este extremo no fue confirmado-, y fue llevado al puerto de Tarifa, donde llegó cuando ya anochecía. Al parecer, el uso de esas redes no está prohibido, aunque sí el utilizarlas a la deriva.

Según explica la Armada en su web, el patrullero Medas P-26 es el sexto de las 10 unidades de la clase Anaga de los que dispone la Armada española diseñados especialmente para el servicio de vigilancia de costas, pesca y salvamento en caso de naufragio o accidentes en la mar. Fue construido por la empresa nacional Bazán, actualmente Izar, en sus astilleros de San Fernando y recibe su nombre de un grupo de islotes situados en la Costa Brava.

Se trata de un patrullero de vigilancia de zona de condición estructural robusta, que cuenta 44,26 metros de eslora, 6,6 de manga y 3,3 de calado. Dotado de 27 personas, su misión principal es la de efectuar vigilancia marítima para proteger los intereses marítimos nacionales, con especial atención a la vigilancia de pesca, inmigración ilegal y salvamento de vidas en caso de naufragio o accidente en la mar, así como de prestar auxilios a pesqueros y otros buques menores en caso necesario.

Esta embarcación tiene capacidades para efectuar remolques de emergencia a pesqueros o embarcaciones de porte similar -como la que pudo efectuar ayer para el apresamiento del pesquero marroquí Abdella- y fácil arriado de balsa para transporte de personal para reconocimiento o salvamento con mal tiempo. Está particularmente dotado para patrullar hasta 200 millas de la costa en cualquier condición de mar y viento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios