El Ayuntamiento quiere subir las multas por no recoger las heces de los perros

  • La concejal de Medio Ambiente descarta por completo la propuesta del PSOE y asegura que las sanciones son la única opción si las campañas de concienciación no son suficientes · Esta año ya van 137 denuncias.

Comentarios 14

Lejos de plantearse siquiera la posibilidad de crear un banco genético con el ADN de los perros de la ciudad para poder analizar los excrementos de los perros que se dejen sin recoger en la vía pública como ha propuesto el grupo municipal socialista, el Ayuntamiento de Málaga estudia incrementar la cuantía de las sanciones para los propietarios de las mascotas que acostumbren a dejar en la calle sus heces cuando los sacan a pasear. La vía sancionadora es la forma que la concejal de Medio Ambiente, Ana Navarro, considera más eficaz para combatir este problema de civismo ciudadano que impide mantener limpia la ciudad en vista de que "las campañas de concienciación que se han llevado a cabo no parece que tengan todavía mucho efecto en la gente".

La prueba, aseguró, es que las denuncias puestas por este motivo en lo que va de año ascienden ya a 137. El número de sanciones puestas en 2010 a los dueños de perros que no recogieron los excrementos de la calle fue el más numeroso de los últimos años y el Ayuntamiento de la capital llegó a tramitar 166, mientras que en 2009 esa cifra no pasó de las 127.

Pero la cuantía de las multas contemplada en la ordenanza municipal sobre tenencia de animales de compañía -que entró en vigor hace poco más de dos años- oscila entre los 150 y los 300 euros en función del lugar donde se comete la infracción y de la reincidencia, una cantidad que la concejal de Medio Ambiente calificó de "insuficiente" para lograr disminuir este tipo de casos. "Si las campañas de concienciación no funcionan se tendrá que intentar subiendo las sanciones porque está claro que la gente siempre reacciona o por la sensibilización o por el miedo a que les pongan una multa", aseguró la edil.

Como ejemplo, citó la reciente norma municipal aprobada por el Ayuntamiento de Marbella y contempla sanciones económicas de hasta 500 euros para aquellos que no recojan de la calle las heces de sus animales de compañía. Desde hace años, además, el área de Medio Ambiente reparte bolsas específicas para que animar a los propietarios de perros a usarlas para no ensuciar los espacios públicos. Este año ya han sido entregados casi 300.000 de estos envases de plástico. Unas 220.000 fueron entregadas al Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga para que fueran distribuidas en las clínicas de la ciudad, mientras que otras 45.000 fueron repartidas entre el Centro Zoosanitario Municipal y las juntas de distrito.

Incluso, explicó Navarro, que los barrenderos de la empresa mixta de limpieza Limasa han entregado alrededor de 30.000 bolsas de plástico mano a mano en plena calle a los dueños de perros que han ido encontrando. Con todo, la concejal de Medio Ambiente reconoció que la limpieza de las calles por culpa de los excrementos caninos que no se recogen resulta "verdaderamente complicado".

Pero en ningún caso, el área que dirige se plantea la posibilidad de obligar a los propietarios de perros a hacerles un análisis de ADN para crear un banco genético al que luego poder recurrir en busca de los posibles autores de esta infracción. "No existe ni un banco de ADN para las personas, así que no parece viable que se haga para los animales", dijo la concejal.

Sobre todo, explicó, si el coste de realizar estos estudios genéticos resulta "carísimo y poco útil si tenemos en cuenta que hay muchos perros que no tienen dueño y otras muchos que vienen con sus propietarios de otra ciudades". Pero además, en su opinión, existe otro inconveniente para que la propuesta del PSOE pudiera ser una realidad y es que los encargados de recoger estos excrementos abandonados en la calle serían los barrenderos y "ni son policías ni están legitimados para defender ante un juez la autenticidad de una prueba como ésa recogida en la calle ".

Tampoco los veterinarios ni las asociaciones de animales de la ciudad comparten esta iniciativa con la que el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Málaga pretendía acabar con la suciedad de las calles. Estos colectivos consideran que esta iniciativa es inviable porque apenas hay unos pocos laboratorios homologados en toda España y porque el coste de los análisis de ADN pueden oscilar entre los 150 y los 235 euros, un elevado coste que tendrían que asumir los propietarios de los 69.000 perros que hay identificados en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios