Beteta aclara que la financiación tendrá un visto bueno "multilateral"

  • El Gobierno insiste en que la fórmula no está reñida con el diálogo a dos bandas con las comunidades

"Jamás bilateralmente". La frase fue pronunciada ayer por el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, para aclarar que el sistema de financiación autonómica no tendrá un visto bueno definitivo que no cuente con la aprobación de todas las comunidades. Eso no es incompatible, como ya dijera el mismo Beteta el día anterior, con la puesta en marcha de encuentros a dos bandas entre el Gobierno central y cada Ejecutivo regional en los que abordar las pecualiaridades financieras y económicas de cada territorio autonómico.

Durante su intervención en la Junta Directiva Provincial e Intermunicipal del PP de Cádiz en Chiclana, Beteta dijo que "no puede imponerse" el acuerdo que alcancen una comunidad autónoma y el Gobierno de España "al conjunto de las administraciones autonómicas", por ser "inasumible, inaceptable" y "que, además, no va a ser". Sin citar a ninguna región expresamente, el secretario de Estado de Administraciones Públicas salía así al paso, de nuevo, ante las sospechas de algunas comunidades -entre las que destaca Andalucía- de que Madrid acuerde con Cataluña un sistema de financiación al gusto del Ejecutivo que preside el nacionalista Artur Mas.

Beteta hizo hincapié en que se "puede hablar uno a uno" sobre financiación local. "La consejera de Hacienda de Andalucía me puede contar sus problemas autonómicos, pero mi obligación es hacer un foro multilateral en el que se pongan sobre la mesa todos los documentos que impliquen la peculiaridad de cada una de las regiones para hacer una propuesta común que sirva para todos", precisó el secretario de Estado.

Beteta recordó que ya con José María Aznar como presidente, con el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro y él mismo como secretario general, consiguieron una financiación autonómica "aprobada por unanimidad en el consejo de política fiscal y financiera", "aprobar el concierto vasco y el convenio navarro" y consiguieron "avanzar, por tanto, en una mejor distribución de los impuestos de los ciudadanos". "Ahora nos toca hacerlo", añadió Beteta, "porque el equilibrio presupuestario no es un objetivo" sino una "necesidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios