Bruselas pide que se retire el 'New Flame' de la bahía de Algeciras

  • El vicepresidente de la Comisión y responsable de Transportes, Jacques Barrot, reclamó hoy que el buque 'New Flame' se retire lo antes posible de la bahía de Algeciras

Barrot aseguró que las operaciones para rescatar el pecio ya se han iniciado con la llegada del buque especializado 'Big Foot' y dijo que durarán alrededor de tres meses gracias a las buenas condiciones de la mar. Asimismo, descartó que la chatarra contenida en el barco sea "particularmente tóxica".

En un debate ante el pleno del Parlamento Europeo sobre el accidente del 'New Flame', Barrot explicó que el Ejecutivo comunitario está examinando la queja presentada por la Junta de Andalucía contra la actuación de las autoridades gibraltareñas. "Si se ha cometido alguna infracción, será perseguida", subrayó.

Barrot señaló que el hundimiento del 'New Flame' "ha tenido consecuencias graves pero no ha causado una catástrofe" equiparable a las del 'Erika' o el 'Prestige'. La Comisión ha seguido el accidente "muy de cerca" y ha proporcionado a las autoridades españolas toda la ayuda requerida para hacer frente a la contaminación, en concreto suministrando imágenes de satélite, así como el buque de recuperación de hidrocarburos 'Mistra Bay', que se encuentra todavía en la zona.

Además, la Agencia Europea de Seguridad Marítima acaba de contratar otros dos buques antipolución, 'Bahía 1' y 'Bahía 3', que estarán basados en la bahía de Algeciras.

Barrot lamentó que todavía persista un "desacuerdo" entre España y Reino Unido sobre las aguas alrededor de Gibraltar e invitó a los dos países a "reforzar su cooperación e intercambio de información". "El foro tripartito (de Gibraltar) debería abordar la cuestión de la cooperación en materia de seguridad marítima", dijo.

En el debate posterior a la intervención del vicepresidente del Ejecutivo comunitario, el eurodiputado del PP Gerardo Galeote subrayó que ocho meses después del hundimiento del 'New Flame' "persiste el riesgo de más vertidos de fuel y sobre todo el que se deriva de la carga que contiene el pecio". A su juicio, "se ha producido una cadena de errores y dejación de responsabilidad en el control sobre el buque tanto antes como después de la colisión".

Por su parte, el parlamentario socialista Luis Yáñez destacó que el caso del 'New Flame' no es comparable con el del 'Prestige' porque hasta ahora se trata sólo de 24 toneladas de vertidos frente a las más de 70.000 toneladas del buque que naufragó frente a las costas gallegas. "Sería como comparar un rasguño con un cáncer terminal", afirmó. Resaltó además que las autoridades españolas han actuado con "celeridad, eficacia y competencia, quizá porque han aprendido de la grave cadena de errores y barbaridades que cometió el Gobierno de la época con la catástrofe del 'Prestige'".

"El asunto está bajo control y las autoridades británicas y españolas junto con la Comisión están actuando estrechamente en el marco del foro de diálogo para Gibraltar", afirmó.

La comparación con el 'Prestige' fue rechazada por el parlamentario popular Luis de Grandes. "Es un juego maniqueo, triste y que denota poco respeto por Andalucía", consideró.

El líder del grupo liberal, el británico Graham Watson, dijo que la cooperación entre las autoridades españolas y las británicas es "ejemplar" y que Gibraltar "cumple todas las normas y obligaciones internacionales" en materia de seguridad marítima.

Por su parte, el representante de Iniciativa per Catalunya-Verds, Raül Romeva, aseguró que el naufragio del 'New Flame' constituye "un paradigma de la contaminación crónica por hidrocarburos que sufre la bahía de Algeciras por el incumplimiento en Gibraltar de la normativa europea pero también por la excesiva permisividad de las autoridades españolas".

El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, pidió una mayor coordinación entre los puertos de Algeciras y Gibraltar para gestionar mejor una de las zonas con más tráfico marítimo de la UE, la del estrecho. Finalmente, el parlamentario de los Verdes, David Hammerstein, reclamó a la Comisión que tome medidas frente a la práctica del 'bunkering' o abastecimiento de combustible en alta mar, que "convierte las aguas de Gibraltar en una enorme gasolinera flotante".

Sobre esta cuestión, Barrot señaló que las autoridades británicas han informado a la Comisión que las actividades de 'bunkering' en Gibraltar están reglamentadas y no plantean ningún problema particular porque los buques de aprovisionamiento tienen todos doble casco y cuentan con todos los certificados necesarios.

El pleno del Parlamento Europeo aprobará el próximo jueves una resolución sobre el 'New Flame' cuyo contenido ha sido pactado por los principales grupos políticos, aunque no se descarta que todavía se presenten enmiendas. La resolución pide al Ejecutivo comunitario que continúe siguiendo el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios