Coves proclama su papel de activista del consenso al acceder a la Presidencia

  • La ex consejera de Medio Ambiente defiende la palabra como el "recurso natural por excelencia del parlamentarismo" · El nuevo mandato arranca con el reto de desarrollar el Estatuto

Comentarios 3

Día de calor, y mucho, en el inicio de la VIII Legislatura de la autonomía en la que 109 andaluces tomaron posesión de sus escaños como los representantes de la sociedad para los próximos cuatro años. Acudiendo a la premisa de que trabajan al servicio del ciudadano, abrió oficialmente el periodo legislativo la nueva presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, que marcó una hoja de ruta basada en la empatía y en "hacer de cristal" los muros del renacentista Hospital de las Cinco Llagas, sede de la Cámara, "para que sean más transparentes a la participación y el conocimiento ciudadano". Una de las medidas que planteó nada más tomar posesión de la Presidencia fue la creación de un foro como "lugar de encuentro de primer nivel en el que se consagre el recurso natural del Parlamento: la palabra". "El reto será el contraste permanente de la representatividad legal que se nos ha otorgado con la capacidad de representar realmente a la sociedad", dijo.

Coves, de blanco y negro, nerviosa y emocionada, ofreció un discurso en el que quiso dejar claro que no se limitará en este periodo a ser "árbitro", sino que quiere ganar protagonismo en la vida parlamentaria con un "trabajo para el encuentro". Marcó en su texto -que cerró la noche anterior con el que fue su equipo de asesores en la Consejería de Medio Ambiente- diferencias con la etapa que acaba de cerrar en la Cámara autonómica su predecesora. "Mar Moreno hizo cuatro años atrás [en su toma de posesión del cargo] un elogio de la bondad, yo quiero que la moderación y el diálogo sean el aval de que estamos cumpliendo con el encargo de la ciudadanía".

"No corren los mejores tiempos para la política", reconoció la presidenta, que reclamó el desarrollo del Estatuto como la principal tarea a realizar en los próximos años. La labor legislativa que esto requiere es ingente, una treintena de leyes, aunque Fuensanta Coves sostuvo que "la trascendencia social de las iniciativas tramitadas es más relevante que la cantidad". "Debemos hacer frondoso el árbol del Estatuto y anteponer el interés ciudadano a cualquier otra consideración", resaltó la presidenta, que se despidió con "buenas tardes y buen ambiente".

Y tras el discurso llegaron los aplausos y las felicitaciones, los saludos para los que repetían y la bienvenida para las 50 caras nuevas. Las cámaras se centraron también en el regreso de dos veteranos: Javier Arenas, al frente del PP, y Diego Valderas, de IU. Eran dos de los principales focos de atención en una ceremonia fría en su estructura, en la que la composición de la Mesa ya había sido pactada por las direcciones de los tres partidos, y cálida por los presentes en la tribuna de invitados. Entre ellos, los ex presidentes del Parlamento, una emocionada Pilar González, portavoz del PA la pasada legislatura y única representante de los andalucistas con Julián Álvarez ausente; o los familiares de la nueva presidenta, que no cesaron de fotografiarla, ora con la cámara ora con el móvil. Uno por uno los representantes fueron jurando sus cargos ante el Estatuto y la Constitución y recibieron la medalla del Parlamento, todos luciendo sus mejores galas como si de un Domingo de Ramos se tratara. Coves, en un guiño de complicidad, le colocó la medalla a la popular Carolina González Vigo, con la que mantuvo agrios debates en sus ocho años como consejera; mientras el onubense Pedro Rodríguez (PP), presidente de la Mesa de edad, puso en duda con chanza que él fuera el mayor de los diputados, apuntando con tal honor directamente a Manuel Chaves, tres años más joven que el también alcalde de Huelva.

Y tras abrir el hemiciclo, llegó el tiempo en los patios del Parlamento para jugar a adivinar la composición del nuevo Ejecutivo. La respuesta la dará Manuel Chaves tras ser investido como presidente de la Junta el 17 de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios