Derecho pide inhibidores de frecuencia para evitar que sus alumnos copien

  • La Hispalense analiza el coste de la medida tras las quejas de estudiantes que se sienten perjudicados por los 'copiones'.

La Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla ha solicitado al Vicerrectorado de Infraestructura la instalación en su sede de inhibidores de frecuencia para evitar que los estudiantes copien durante los exámenes con medios electrónicos, una modalidad que ha experimentado un importante auge en los últimos tiempos y que ya ha provocado la queja por escrito de muchos alumnos que ven sus intereses y currículum gravemente perjudicados.

Según indicó ayer a este periódico la vicedecana de Ordenación Académica de Derecho, Isabel García Cano, desde el curso pasado se está dando en el centro un "riguroso" debate "entre toda la comunidad universitaria" sobre la proliferación de los copiones electrónicos, por lo que se ha decidido pedir al profesorado que extreme la vigilancia y al Vicerrectorado de Infraestructura la instalación de los inhibidores. Actualmente, las autoridades académicas están terminando un estudio de viabilidad técnica y económica sobre esa medida. "En la anterior sede de la Fábrica de Tabacos no teníamos este problema, porque nos beneficiábamos de los inhibidores que tiene instalados Capitanía General", indica García Cano, quien insistió en la intención del decanato de Derecho de acabar cuanto antes con este problema.

Las luces rojas se encendieron el año pasado, cuando un grupo de alumnos de tercer curso remitió una carta de protesta al decano de la Facultad, Antonio Merchán, y otros profesores para denunciar "el abuso que se comete por parte de numerosos compañeros que defraudan al sistema universitario copiando en absolutamente todo tipo de exámenes". Como indicaba ayer una profesora de la Facultad, los "estudiantes de hoy en día son más competitivos que los de antes" y no tienen ningún tipo de rubor en denunciar estas prácticas, un "signo de responsabilidad", según la vicedecana de Ordenación Académica.

"Esta situación se está viendo aumentada debido a las nuevas tecnologías, que hacen que cada día sea más fácil copiar en los exámenes", continúa el escrito, donde también se afirma que "durante más de un año, muchos alumnos leales al sistema universitario de exámenes estamos viendo lesionados nuestros derechos". Según los estudiantes que redactaron la protesta "venimos compitiendo con auténticos ordenadores que calcan los contenidos de los apuntes o de los libros en los exámenes, quedando el resto en una situación de desventaja". Los alumnos llegan a calificar la situación como "insoportable".

En la carta, que provocó que en las reuniones de los departamentos se diesen instrucciones a los profesores para que extremasen la vigilancia, se "suplica" las "medidas oportunas para intentar evitar estas prácticas", que según los alumnos, "daña desde el alumno medio hasta el más excelente".

La carta de los estudiantes, que se reproduce a la derecha, termina haciendo un llamamiento para que se premie "el trabajo, la honradez y la excelencia, ésa de la que presumimos en nuestra Universidad y nuestra Facultad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios