Detienen a 60 personas por una estafa telefónica que ofrecía trabajo de gigoló

Una denuncia por una estafa telefónica interpuesta en 2014 en Cádiz permitió que el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional iniciara una investigación que ha permitido detener a 60 personas en la provincia de Málaga. Según comentaron ayer fuentes de la investigación, se calcula que la estafa se acercaría a los 4,8 millones de euros. Además, se han analizado 140.000 llamadas y existen unos 30.000 afectados diferentes en toda España.

La organización criminal estaba integrada por el cabecilla, de 51 años, su hermana, de 44 y su madre, de 76, a la que utilizaban como testaferro. Los implicados, que tenían a su cargo a 57 teleoperadoras, estafaban a sus víctimas mediante falsas ofertas de trabajo de gigoló por internet, y se les acusa de estafa continuada, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

Las falsas ofertas se insertaban en páginas de contactos en internet y a través de redes sociales. Decían buscar a hombres dispuestos a mantener relaciones sexuales con mujeres o actuar como sus acompañantes y les ofrecían sueldos de 700 u 800 euros. Una vez que los interesados llamaban al número de teléfono del anuncio eran desviados a líneas 803 de tarifación adicional con el pretexto de confeccionar un perfil personal, constituyéndose el primero de los engaños.

Con el dinero estafado se pagaba en negro a las teleoperadores. Los cabecillas se habrían comprado bienes como vehículos de lujo (Porsche y BMW). Además, el líder de la trama vivía en La Moraleja, en Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios