Doscientos kilos de sobra

  • El hombre que más pesa de España, un algecireño de 29 años y 300 kilos, es operado en Granada con un baipás gástrico por laparoscopia

Que con 29 años se tenga ya una calidad de vida muy limitada, sin poder hacer lo que la mayoría de la gente hace de manera normal: andar, correr, dar paseos, ir al cine, restaurantes, viajar... es un lastre difícil de soportar. Que el motivo de esa situación sea la obesidad obliga a intervenir de urgencia para evitar el riesgo directo de muerte, las patologías asociadas y, sobre todo, para procurar una nueva con los avances de la medicina actual, que permiten revertir ciertas situaciones vitales.

Eso es lo que le ha pasado a Juan Manuel Heredia, un algecireño que a sus 29 años es la persona más obesa del país. Su peso ronda los 300 kilos. El doctor Carlos Ballesta sometió ayer a Heredia a una intervención por laparoscopia para intentar devolverle un peso normal para su edad y complexión: menos de 100 kilos. El objetivo: perder 200 kilos que le sobran en un año y medio.

Juan Manuel Heredia fue operado ayer con esta intervención en el hospital La Inmaculada de Granada, uno de los centros, junto a Barcelona y Madrid, donde el doctor Ballesta tiene un centro laparoscópico. Y todo fue bien. En unas dos horas de cirugía los profesionales realizaron el baipás gástrico, que le ha reducido la capacidad del estómago y también del intestino para, por un lado, que se sacie con poca comida -casi no tendrá hambre- y, por otro, que se absorba menos. Lo que evitará que gane peso. Eso, unido a un control de ejercicio, hará que el joven de Algeciras tenga una "nueva vida".

El propio Heredia, que ayer ofreció una rueda de prensa previa a la intervención junto al equipo médico, confesó que ha sido una persona "muy dejada". No sólo no ha acudido a los médicos para tratar su problema, sino que sus hábitos de vida han sido todo lo nocivos que quepa imaginar. Hasta que llegó un día en que ya no podía ni moverse. La obesidad mórbida se apoderó de él. Necesitaba, pues, una intervención inmediata. "Por las mañanas me levanto asfixiado, no puedo hacer nada". Esa experiencia le sirve ahora para lanzar un mensaje a la sociedad, sobre todo a los más jóvenes (el 20% de los niños en España tienen sobrepeso u obesidad): "Que se cuiden y miren por su vida".

Una vida de la que Juan Manuel Heredia quiere "disfrutar" nada más pueda volver a casa. Como su esposa, Aroa Ordóñez, que reconocía ayer que su vida era muy limitada, por lo que espera que a partir de ahora puedan hacer "todo" lo que no han podido.

Como consecuencia de su obesidad, Heredia presentaba una comorbilidad extrema, múltiple. En febrero de este año, cuando comenzó el proceso, pesaba más de 300 kilos. Padecía apnea del sueño, diabetes, hipertensión incipiente, hepatitis grasa severa, dificultad respiratoria y gonartralgia de rodillas con deformación articulares, limitando su calidad de vida, actividad y movilidad.

Fue su médico de cabecera el que lo puso en alerta y llegó a manos del doctor Carlos Ballesta. Desde entonces ha reducido su peso a 270 kilos. Y desde ayer, tras la intervención, comenzará a perder de forma más rápida.

La intervención duró unas dos horas y a mediodía el joven ya estaba de nuevo en la habitación del hospital rodeado de su familia, que ha hecho un esfuerzo, con el apoyo de amigos, para pagar la cirugía. Si todo va bien, en unos días recibirá el alta y a partir de ahí empezará su nuevo camino: perder peso, cambiar sus rutinas de vida, y cambiar su aspecto. No obstante, por el número de kilos que va a perder, en un tiempo necesitará alguna operación de estética para eliminar la piel sobrante, sobre todo de la zona del abdomen.

Según el doctor Ballesta, la intervención, realizada por laparoscopia -en lo que fue pionero a nivel mundial- ha dividido sin cortar, por lo que es reversible, tanto estómago como intestino. Para la intervención se ha adaptado todo el material a las características del paciente, que es el más joven que se interviene por esta técnica. El hospital colocó una mesa especial para el quirtófano que soportarse el peso, una doble cama, transporte en grúa e instrumental especial con material quirúrgico para obesos.

El estómago de Juan Manuel Heredia ha pasado de tener 2 litros de capacidad a unos 60 mililitros, por lo que "se saciará" antes, lo que hará que coma menos, aunque tendrá que comer más veces al día (sin dietas específicas). Por otro lado, el intestino se ha dejado en tres metros y medio, por lo que se reducirá la absorción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios