Educación garantiza la Filosofía y el segundo idioma en Bachillerato

  • La Junta aplicará una versión edulcorada de la Lomce a partir del curso 2016-2017

Comentarios 1

Si las encuestas no van muy desencaminadas, de las elecciones del 26 de junio saldrán unas Cortes que derogarán la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza, la "fatídica" -en palabras de Miguel Ángel Vázquez- Lomce. Pues ayer la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, presentó ayer los dos decretos que regularán -el tiempo que dure- la aplicación de la norma que impulsó el ex ministro José Ignacio Wert. En una muestra más de la disconformidad que siempre ha mostrado la Administración andaluza, los alumnos de Secundaria y Bachillerato de la región estudiarán bajo una legislación algo distinta el próximo curso.

En su intención por "eliminar las contradicciones" de la Lomce, los técnicos de la consejería que lidera De la Calle garantizan en sus decreto de Bachillerato que la Filosofía será una materia obligatoria en los dos cursos -en el segundo como Historia de la Filosofía- de las tres modalidades: Artes, Ciencias y Ciencias Sociales y Humanidades. Respecto a las vías existentes, los alumnos andaluces podrán elegir dos caminos distintos dentro del ámbito de las artes: plásticas y escénicas.

Otra de las asignaturas que quedarán blindadas en el Bachillerato andaluz es la segunda lengua extranjera. Tras ser obligatoria en Primaria -en una apuesta de la Junta por el plurilingüismo-, será opcional en Secundaria para aquellos centros que quieran aplicarla en su currículum. En la educación posobligatoria retorna la obligatoriedad del segundo idioma, en el primer curso como materia insalvable para todo el alumnado; y en el segundo como una de las materias de libre configuración que decide la comunidad autónoma, pero que será de oferta obligatoria en todos los centros andaluces. Respecto a la Secundaria, destaca el mantenimiento de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos en el tercer curso de la etapa.

Según De la Calle los decretos se dividen en dos, al contrario de texto unificado que presenta la Lomce, porque tratan etapas educativas muy diferentes. Además, la titular de Educación defiende que el texto permite a los centros adaptar su oferta en función de sus intereses y su proyecto de enseñanza. "Nuestra norma evita cerrarle por completo a los centros la oferta educativa como propicia la Lomce", aseguró De la Calle para después defender que su consejería "blindará la autonomía de los centros educativos, que pueden adoptar iniciativas curriculares acordes a sus necesidades particulares". La ex rectora de la Universidad de Málaga apostó además por reforzar el modelo "inclusivo" que defiende la Junta y que, en su opinión, "asegura" la continuidad de las plantillas docentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios