España y EEUU sellan el acuerdo para desplegar el escudo antimisiles en Rota

  • El ministro de Defensa, Pedro Morenés, destaca que "se trata de seguridad y no de negocio", pero el Gobierno no oculta su satisfacción por la inversión estadounidense que propicia el nuevo protocolo

España adquirió ayer "una credibilidad internacional importante". El diagnóstico lo hizo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, después de rubricar, junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, el acuerdo que permitirá desplegar el escudo antimisiles de la OTAN en la base naval de Rota. La firma del protocolo, que tuvo lugar en la sede de la Alianza Atlántica tras la reunión de los ministros de Defensa, era el paso definitivo que quedaba por dar y con el que culmina el proceso que ya recibió luz verde por parte del Gobierno de Mariano Rajoy en el Consejo de Ministro el viernes pasado.

El acuerdo sellado ayer viene a enmendar el vigente Convenio de Cooperación para la Defensa entre España y EEUU, de 1988. En octubre de 2011 España respondió afirmativamente a la solicitud formal que en enero de ese año hizo el Pentágono para el despliegue de cuatro destructores de su Marina, dotados del sistema de radares Aegis, en la base naval de Rota como parte del sistema OTAN de defensa antimisil europeo.

"Creo que no sólo refuerza la defensa antimisiles en Europa, sino también la relación dentro de la OTAN para reunir las capacidades que tenemos con el fin de lograr seguridad, defender esta zona y promover la paz y la seguridad en el mundo", dijo Panetta. El ministro español valoró que "se establece un procedimiento importante ante situaciones complejas de armas de proliferación masivas diseminadas en diferentes ámbitos político-geográficos".

Morenés defendió el acuerdo al insistir en que "estamos hablando de seguridad y no de negocio". No obstante, el Gobierno espera como agua de mayo una inversión estadounidense de dos millones de euros en obras de acondicionamiento de los muelles de Rota. Además, la entrada de en vigor del acuerdo propiciará la llegada a la base a partir de 2013 de unos 1.200 militares y en torno a sus 1.400 familiares. La presencia de todo este personal, del que ya ha llegado una avanzadilla a la localidad gaditana, se contemple como un motor que impulse la actividad económica en la zona.

Según explicaron fuentes del Ministerio de Defensa, la solicitud formulada por EEUU para el despliegue requería cambios en la naturaleza de las misiones y la variación del nivel de fuerza de EEUU en la base. Y así se recoge en el protocolo firmado ayer, que adapta la autorización concedida conforme a los términos del convenio y las legislaciones nacionales por un período de vigencia de ocho años. El pacto establece los términos y límites bajo los que España autoriza el despliegue de los destructores en la base gaditana, así como que su actividad principal y la de sus tripulaciones será la de contribuir a la defensa contra misiles balísticos. También se autoriza el destacamento de una unidad de mantenimiento (de segundo escalón), cuya actividad principal se centrará en esos destructores.

Defensa afirmó que la participación de España en el programa de la OTAN contra misiles balísticos, como aliado solidario "se realiza sin desembolso financiero y contribuirá directamente a la protección efectiva del territorio y la población de España y a la seguridad del resto de Europa". Además, informó que los cuatro buques "no realizarán sus misiones desde la Base, sino que ésta constituirá su punto de apoyo al despliegue para llevar a cabo sus misiones de carácter bilateral u OTAN en aguas internacionales". Morenés ha admitido que la capacidad inicial del escudo antimisiles no se alcanzará hasta 2015, aunque no ha descartado que haya algún "retraso".

Morenés destacó, además, que los buques del despliegue necesitarán "una serie de elementos de reparación" y señaló así que "Navantia ha construido buques que tienen raíz Aegis. Hay conocimiento de reparaciones y de lo que son las propias tecnologías avanzadas con las que se dotan estos barcos", añadió el ministro. El acuerdo, agregó Morenés, "tiene beneficios para España" en referencia a la actividad económica empresarial que generará la presencia de unos buques que necesitan reparaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios