Fomento excluye a los endeudados con Hacienda de las ayudas al alquiler

  • La Junta cambia el criterio tras incluirlos en la convocatoria de 2015 por la dilación que podría provocar

"Si no le pago a la Agencia Tributaria es porque no tengo ni trabajo, ni dinero para hacerlo". Esta publicación en la página del Defensor del Pueblo Andaluz se refiere a las ayudas al alquiler que la Junta de Andalucía lleva varios años ofertando a familias con ingresos limitados o en situación de especial vulnerabilidad. En este caso, el ciudadano que escribe en la web de la oficina que dirige Jesús Maeztu se refiere a un cambio en los requisitos que se pidieron el año pasado a los demandantes de esta subvención.

En las ayudas reguladas por la orden del 30 de junio de 2016 se establece que los beneficiarios de la ayuda deberán estar al corriente de sus obligaciones tributarias o con la Seguridad Social. No fue así en la edición de 2015 y ese fue uno de los motivos del retraso en la resolución y el pago de las subvenciones al alquiler el año pasado. La orden que convocaba dichas ayudas establecía que los beneficiarios, por decisión del Gobierno central, debían estar al corriente de sus pagos con Hacienda. Pero entonces la Consejería de Fomento y Vivienda llegó al mismo razonamiento que el ciudadano que se queja en la página del Defensor del Pueblo. Entendían desde el departamento que dirige Felipe López que una persona en situación de vulnerabilidad o con ingresos limitados podría tener problemas para estar al día con Hacienda o la Seguridad Social. "Era uno de los colectivos más necesitados de las ayudas", apuntaron a finales del año pasado fuentes del departamento que dirige Felipe López.

La voluntad de la Junta de exceptuar esta exigencia, basada en la ley estatal de subvenciones, retrasó la resolución y posterior pago de unas ayudas -que ya de por sí acumulaban dilación por los controles que ponía la Intervención- por la negociación con Madrid y por el proceso de inclusión de estos nuevos solicitantes. Entonces, la administración autonómica decidió agilizar al máximo la convocatoria de 2016, que se abonará a lo largo de este año. Entre los métodos que encontró para dar presteza a la resolución de las subvenciones está eliminar la exceptuación porque ahora consideran que los que realmente se benefician son muy pocos.

"Pregunto yo si el año pasado la recibí y no me alegaron nada porque este año sí", abunda el mismo ciudadano en la web del Defensor del Pueblo Andaluz. La respuesta de Fomento es que el mantenimiento de la exceptuación podría provocar un retraso en la resolución del resto de ayudas. En la convocatoria de 2016, el departamento de López recibió 18.669 solicitudes de personas con ingresos limitados y en situación de vulnerabilidad, y los beneficiarios verían retrasada la recepción de la ayuda con la dificultad que eso supone para el pago de los alquileres.

Fomento apuesta por otro método para atender a las familias que sí fueron exceptuadas en la pasada convocatoria sin provocar dilaciones. La solución pasa por tutelar su intento por eliminar su deuda con Hacienda o la Seguridad Social a través de entidades colaboradoras como la propia Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía o las empresas municipales con competencia en la materia. Sin embargo, es innegable que se ha producido un cambio de criterio en la Junta respecto a las ayudas al alquiler en un sólo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios