Gibraltar admite el riesgo de vertido de hidrocarburo del 'New Flame'

  • Caruana minimiza el daño y descarta problemas medioambientales

Comentarios 1

La sección en dos del buque chatarrero New Flame, encallado a una milla de Gibraltar desde su colisión el pasado 12 de agosto, vuelve a ser la solución que se baraja para el rescate de la embarcación. El primer ministro de Gibraltar, Peter Caruana, reconoció que esta operación de corte supone un riesgo de vertido de residuos de hidrocarburo, aunque aseguró que esas fugas no van a suponer problemas medioambientales ya que serán pequeñas cantidades y, además, el barco Union Beaver fondeado cerca del chatarrero, reducirá ese material contaminante con un sistema de riego de dispersante, tubos de sección y flotadores de contención.

La empresa a la que se le han encargado los trabajos, Titan Salvage, presentó ayer en Gibraltar los procedimientos que se acometerán y sus técnicos señalaron que los trabajos comenzarán a finales de este mes.

El plan de actuación cuenta con dos fases: la primera consiste en el corte del carguero en dos y el posterior remolque de la popa del barco; en la segunda fase se retirará la proa hundida así como su carga, que consiste en 8.000 toneladas de chatarra en cada uno de sus cinco tanques.

El riesgo en el trasporte de la popa y la retirada del resto del cargamento es la caída de parte del cargamento al mar. Según Caruana, se trata de "chatarra no oleosa" y, por lo tanto, no más contaminante para el medio "que el metal del que se compone cualquier barco de la Bahía [de Algeciras]".

Diecisiete miembros de la empresa Titan Salvage trabajan desde el pasado 24 de diciembre en la preparación de estas operaciones y desde entonces se ha recuperado la flotabilidad de la zona trasera del barco.

En una rueda de prensa conjunta de la compañía y el Gobienro gigraltareño, ambas partes estimaron un periodo de cuatro meses desde el inicio de las operaciones de sección del barco, aunque adelantaron que las malas condiciones climatológicas que pudieran darse provocarían el cese preventivo del rescate. El ministro principal del Peñón desestimó dar un presupuesto concreto de la operación, aunque adelantó que superará las "varias decenas de millones de dólares sin incluir los 20 millones que llevan gastados".

Caruana reiteró que siempre ha existido comunicación con España y que "ciertos sectores, con intereses y mala fe, son los que han criticado la labor de Gibraltar". Además, confirmó el interés del Gobierno gibraltareño de tratar en el próximo Foro de Diálogo el tema de la seguridad marítima.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios