Griñán afirma haber sufrido por cada empleo perdido en este año

  • Alerta en su mensaje de fin de año que los derechos sociales "no deben ser arrasados" por la crisis económica, y asegura que ésta "no quebrará la fortaleza de Andalucía ni la confianza en nuestro futuro"

Comentarios 82

La pérdida de un empleo, el cierre de una empresa, un joven andaluz alejado de sus oportunidades, cada familia asfixiada por la penuria... La crisis económicas y sus efectos más devastadores fueron el eje sobre el que giró el mensaje institucional de fin de año del presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Todo ese negro rosario de vicisitudes que, hoy por hoy, ensombrecen el panorama autonómico, y del que el año que termina ha sido un ejemplo para olvidar, provocaron el sufrimiento del jefe del Ejecutivo. Eso dijo, para a continuación agregar, en una suerte de canto a la esperanza, que ninguna crisis "va a quebrar la fortaleza de Andalucía ni la confianza en nuestro futuro".

Desde esa premisa,Griñán lanzó su compromiso de "dejarse la piel" para crear empleo y para que la economía vuelva a crecer, afirmando que no se debe permitir que la crisis "arrase" con los derechos sociales "que con tanto trabajo hemos construido a lo largo de estos 30 años". El jefe del Ejecutivo confesó que le gustaría poder anunciar que la crisis "tiene visos de remitir," pero "sin embargo, no parece que vaya a ser así". Con todo, añadió que "tarde o temprano, esta crisis también será historia", algo que se conseguirá "como siempre, con nuestro esfuerzo y nuestro enorme potencial de futuro".

"En Andalucía nadie va a quedarse atrás por culpa de la crisis. Quien habla de generación perdida no conoce la fuerza de los jóvenes andaluces, no conoce su capacidad de emprendimiento, de innovar; no conoce su alta cualificación y su compromiso solidario", subrayó el presidente. Griñán abogó puso mucho énfasis en ese esfuerzo colectivo para impedir que la crisis "arrase los derechos sociales que con tanto trabajo hemos construido a lo largo de estos 30 años", unos derechos que, en su opinión, son irrenunciables como el caso de la sanidad o la educación universal pública, "que nos hacen a todos y a todas iguales".

Tras desear a los andaluces que 2012 mejore este año que ahora se extingue y "en el que hemos seguido padeciendo la cara más amarga de la crisis", el jefe del Ejecutivo reconoció que 2011 ha sido un año "difícil para todos". Griñán trasladó su consideración y apoyo a tantos empresarios, muchos de ellos autónomos o cooperativistas, que tienen dificultades para obtener el crédito que necesitan sus empresas, en las que han puesto sus ilusiones y sus ahorros, y se mostró convencido de que la crisis "va a suponer un punto de inflexión histórico".

"Ya nada volverá a ser como antes", apuntó, quien ha pedido una "reflexión profunda, sincera, sobre sus causas, para que no vuelvan a repetirse", un empeño que debe ser, a su juicio, fundamental también para los gobiernos e instituciones, a los que ha pedido "un sano ejercicio de autocrítica".

Según el presidente andaluz, los políticos deben centrarse en solucionar los problemas de los ciudadanos y no dejarse llevar solo "por lo urgente o lo políticamente rentable", por lo que apostó por ser "exigentes y contundentes" con el comportamiento de "aquellos que, desde lo público, busquen el enriquecimiento personal o defrauden la confianza puesta en ellos". Otra de las ideas planteadas por Griñán fue la de abandonar los "debates estériles" y convertir la política "en una contienda en la que se use más la descalificación del adversario que las ideas y las propuestas para los ciudadanos".

En otro momento de su discurso, el también candidato socialista a la Presidencia de la Junta subrayó también la labor "diaria, silenciosa y a veces incomprendida" de los funcionarios, maestros, sanitarios, y los profesionales que atienden a las personas dependientes, y ha agradecido a los que han logrado que 2011 haya sido "el primer año sin ETA", por lo que ha recordado a las víctimas y tuvo una referencia especial para que 2012 sea el año de la erradicación del "terrorismo" de la violencia machista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios