Impulso legislativo al desarrollo de cooperativas en Andalucía

  • El Parlamento aprueba una norma que simplifica trámites y flexibiliza la gestión

El Pleno del Parlamento andaluz aprobó ayer por unanimidad la Ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas, que tiene como fines reforzar la capacidad competitiva y atender las demandas de este sector estratégico en la economía regional. Andalucía es actualmente líder en número de cooperativas, con 4.400 que dan empleo a unos 50.000 trabajadores.

La nueva norma, que sustituye a la vigente desde 1999, introduce como principal novedad la agilización de los trámites administrativos para crear sociedades, incorporar socios, crear puestos de trabajo, mejorar la flexibilidad interna y permitir una mayor libertad en la distribución de los beneficios. Asimismo, permitirá la creación de grupos empresariales cooperativos y aumentará las posibilidades de contratar por cuenta ajena.

La norma tiene la virtud de mantener los principios fundamentales del cooperativismo a la vez que integra otros principios nuevos cono la sostenibilidad empresarial y medioambiental, la igualdad de género, el fomento del empleo estable o el compromiso social con la comunidad. La norma atribuye a las cooperativas más capacidad competitiva en el mercado, y atiende las demandas planteadas por los diversos sectores que constituyen el movimiento cooperativo. En relación con la simplificación de procedimientos, ley abrirá la posibilidad de constituir una cooperativa sin necesidad de escritura pública y rebajará de dos meses a uno el tiempo de respuesta de la Administración, cuyo silencio se considerará positivo. Asimismo, se reducirán de cinco a una las autorizaciones de la Dirección General de Economía Social de la Junta y se suprimirán los requisitos del capital social mínimo y la calificación previa para la constitución. Para facilitar la incorporación de nuevos cooperativistas, la ley introduce la figura del socio a prueba, pionera en España. Se establece así un periodo en el que la entidad conocerá al aspirante y éste podrá familiarizarse con el funcionamiento interno de la sociedad antes de vincularse con ella; las aportaciones que deba realizar el nuevo miembro se podrán fraccionar o aplazar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios