Investigadores califican la Ley de la Ciencia de "ocasión perdida"

  • Critican que no incluya acciones para terminar con la precariedad laboral del sector

Sólo un veinte por ciento de los jóvenes que comienzan a trabajar en la elaboración de una tesis doctoral la terminan y, de ellos, únicamente la mitad continúa con la investigación una vez superada la etapa doctoral.

El alto índice de abandono de la actividad investigadora se debe, en gran medida, a la precariedad laboral que sufren quienes se dedican a la ciencia. Becas en vez de contratos, periodos de incertidumbre en los que los investigadores tratan de conseguir una oferta de trabajo dentro o fuera del país están a la orden del día de quienes quieren dedicarse a la investigación. Una situación que, según la Federación Nacional de Jóvenes Investigadores, no ha sido solventada por la Ley de la Ciencia, recientemente aprobada por el Parlamento Andaluz. "Consideramos la ley como una oportunidad perdida para arreglar el principal problema de la investigación: la precariedad laboral que viven sus recursos humanos", asegura Cecilia Galindo, coordinadora en Andalucía de la asociación.

Los jóvenes investigadores, que llevarán su protesta el viernes a la sede del Gobierno andaluz, también critican la decisión de la Junta de Andalucía de no volver a poner en marcha ni los programas de perfeccionamiento ni los de reincorporación que desaparecieron hace tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios