La Junta insta a rebajar la "crispación" en favor de la sanidad y condena los insultos de 'Spiriman'

Comentarios 2

La delegada del Gobierno de la Junta en Granada, Sandra García, hizo ayer un "llamamiento a la calma, al sentido común y al respeto y la dignidad de las personas" dentro del conflicto sanitario que en estas semanas se ha recrudecido con las últimas manifestaciones denunciando incumplimientos a Salud en el proceso, las denuncias presentadas contra el médico Jesús Candel por "ataques machistas", la investigación al mismo abierta por el SAS, la campaña de firmas para que Fiscalía, Colegio de Médicos y Salud actúen en su contra por el contenido de sus vídeos y acusaciones...

García aclaró ayer que la Junta "está cumpliendo" con la desfusión y que desde la Administración fueron "sensibles, conscientes", pidieron "disculpas porque la gente no quería la fusión" y están "trabajando con total transparencia". "Lo que no comparto es la situación de crispación, los insultos tanto a personas públicas como a profesionales, periodistas, personas de a pie. En ese clima nada va a contribuir a hacer una sanidad mejor", subrayó la delegada. A su juicio, "la movilización que se iniciaba hace un año ha tenido la respuesta de la administración pública".

Se refirió también a la campaña de firmas iniciada en Change.org y dirigida al SAS, a la Fiscalía y al Colegio de Médicos para que tomen medidas contra Candel. Sobre el SAS, dijo que "hay una queja formal presentada que se está investigando" y que se hará "salvaguardando todos los intereses de todas las personas". Otra parte nombrada en dicha campaña es el Colegio de Médicos, desde donde ayer se informó a este periódico que todavía no hay decisión final tomada sobre los expedientes abiertos a Candel por quejas de compañeros y otro de oficio. A la Fiscalía se le pide que actúe de oficio por posibles delitos de odio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios