La Junta solicita que la relajación del déficit se note en cinco décimas más

  • Hacienda puede estar tentada de conceder ajustes a la carta para aliviar a las más incumplidoras.

La Junta de Andalucía quiere verse beneficiada de la relajación del objetivo del déficit que anunció ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos. Si el conjunto de las administraciones españolas podrá cerrar 2016 con el 3,6% del PIB en vez del 2,8%, la Junta quiere que sea del 0,8% en vez del 0,3%. El Presupuesto andaluz de este año está elaborado para acabar con un 0,3%, pero desde el Gobierno de Susana Díaz se explica que ahora puede haber gastos extraordinarios, como el de las vacunas de la hepatitis C, cuy gasto seguirá aunque en menor medida que el ejercicio anterior. Pero lejos de estas razones, la Junta reacciona con esta demanda política ante la sospecha que el reparto de esta relajación entras las autonomías pueda ser a la carta, de tal modo que se le dé más margen a las que se han desviado más. Si es así, buena parte de la repercusión se la podrían llevar Cataluña y Valencia, las que cuentan con peores desvíos. En 2015, cuando la Junta debió acabar con un 0,7%, su déficit se desvío al 1,13%.

Luis de Guindos presentó ayer su nuevo plan de estabilidad, que debe ser aprobado por el Congreso y, posteriormente, por Bruselas. Básicamente, hay una relajación del déficit por incumplimientos anteriores y un descenso del crecimiento económico. De Guindos ya ha tratado este tema con los comisarios europeos, y es posible que concedan unas cifras similares. Es decir, del 3,6% en 2016 y del 2,9% en 2017, se trata de un retraso de un año y que da algo de aire a las cuentas públicas gracias a una visión más realista. Sin embargo, hay elementos chocantes. Por ejemplo, el Gobierno pagará en abril la mitad de la paga extra de 2012 que le debe a los funcionarios, son unos 547 millones de euros, y a la vez le pide un ajuste a las comunidades que no han podido ejecutar esta medida por falta de disponibilidad presupuestaria. La Junta sólo ha pagado a sus empleados una cuarta parte, y se desconoce cuándo devolverá el resto.

En la Consejería que dirige María Jesús Montero ha causado una gran sorpresa que De Guindos haya presentado este retraso del objetivo del déficit cuando el viernes pasado se reunieron con el ministro de Hacienda y no les indicó nada de ello. Un 0,8%, tal como propone la Junta, es una cifra más laxa, incluso, que la de 2015, cuando debió finalizar con un 0,7%.

Aunque no hay confirmación oficial, Economía podría conceder un 0,7% a las comunidades en 2016. Sin embargo, cabe la posibilidad de que eso sea para el conjunto, con lo cual cada autonomía tendría cifras diferentes. Si es así, saldrían perdiendo las cumplidoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios