Maeztu pide "sacar a la luz" el problema del acoso escolar

  • El informe del defensor del Menor andaluz abunda también en la pobreza, que sufren "uno de cada tres niños" en la región. Exige una mayor inversión en la infancia para evitar que los niños se conviertan en adultos en exclusión.

Comentarios 3

El Defensor del Menor Andaluz, Jesús Maetzu, ha pedido este jueves "sacar a la luz" el problema del acoso escolar e intervenir de forma más rápida y eficaz para evitar que "deje huellas difíciles de borrar" en la presentación del Informe del Menor de Andalucía 2015. 

Maetzu ha destacado en conferencia de prensa que el acoso en los centros escolares es una de las problemáticas "más graves" que se han encontrado en el desarrollo de su labor y ha informado sobre sus principales actuaciones durante el año anterior para combatir la pobreza infantil, la situación de los menores refugiados y los problemas de niños y adolescentes en educación, vivienda y salud. 

Según ha afirmado, el problema del acoso es "muy grave" y no se actúa con la suficiente contundencia contra él, tanto por parte de las familias, que lo ven como "una deshonra", como por parte de los responsables de los centros escolares, que temen "dar una imagen que se malinterprete" del centro. 

Por ello, Maetzu ha opinado que "no hay suficiente concienciación sobre el problema" pero que se trata de una situación que se puede "desactivar muy bien, porque es una edad muy clara y los mensajes se pueden entender muy bien" e intervenir en consecuencia. 

"Hay que sacar el acoso a la luz", ha afirmado, porque son actuaciones "para hacer daño y dominar la personalidad de la víctima" y ha opinado que si no se actúa con la suficiente contundencia y rapidez "puede conllevar problemas para cuando el menor sea adulto". 

En este sentido, ha destacado la existencia de un protocolo de actuación para situaciones de esta naturaleza y ha informado de que a finales de año el Defensor del Menor Andaluz, junto con el Área del Menor, presentarán un informe sobre el acoso para "hacerlo visible" y concienciar a la población, con el fin de combatirlo de manera más eficiente. 

Por otra parte, Maetzu también ha destacado las actuaciones que la institución que dirige llevó a cabo para combatir la pobreza infantil, que afecta a "uno de cada tres niños" en Andalucía, y ha incidido en que los niños en riesgo de exclusión social tienen menos posibilidades que el resto y corren el riesgo de "heredar la pobreza de sus padres". 

Especial atención ha prestado el defensor del menor a la educación especial, donde se ha realizado "un gran esfuerzo" y para la que hay 59 centros habilitados en Andalucía y un plan con una serie de propuestas que "todavía no se han cumplido": la ratio de profesionales por cada niño con problemas, la mejora de infraestructuras y los servicios complementarios del centro. 

El informe también destaca la intervención con menores refugiados, en especial aquellos que han sido víctimas de guerras o trata de seres humanos, y Maetzu ha insistido en que los profesionales que los atiendan deben estar "bien preparados" porque estos niños "vienen destrozados por dentro", por lo que no sólo se les puede dar una acogida física, sino también "psicológica". 

Otras materias en las que ha trabajado el Defensor en 2015 han sido la de la vivienda, porque los menores "son los que sufren las consecuencias de los desahucios de sus padres", por lo que ha pedido una "solución inmediata para familias con niños", y la salud de los pequeños, con problemas como la falta de sueño por la contaminación acústica o lesiones por abandono de zonas de ocio infantiles. 

En total, el Defensor del Menor Andaluz realizó 3.348 intervenciones en 2015, de las que 1.978 fueron consultas y 1.370 quejas, de las cuales 1.045 fueron nuevas y 225 casos que aún no se habían resuelto del año anterior, lo que arroja que la institución que vela por los derechos infantiles en Andalucía aumentó sus intervenciones en un 23,3 % con respecto a 2014. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios