La Policía investiga ya las amenazas de muerte a la juez María Núñez Bolaños

  • Valora la veracidad de la carta enviada a la magistrada antes de adoptar medidas de protección

La Brigada de Información de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Sevilla ha asumido la investigación de las amenazas de muerte que ha recibido la juez María Núñez Bolaños en una carta anónima enviada desde una oficina de Correos de Madrid. La Policía valora actualmente la "veracidad" de las amenazas a la instructora de las macrocausas antes de decidir si se adopta alguna medida de protección sobre la magistrada, según confirmaron ayer a este periódico fuentes de la investigación.

Los agentes están estudiando ya la carta recibida el pasado 4 de enero en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que dirige María Núñez Bolaños, y en la que se incluía una nota manuscrita breve con varias frases que contienen graves amenazas de muerte a la juez. Esas amenazas están vinculadas directamente con el cometido profesional que María Núñez Bolaños viene realizando en la instrucción de las macrocausas desde que logró la titularidad de este juzgado hace ya más de dos años, en concreto, en junio de 2015.

La Brigada de Información analiza el anónimo enviado al juzgado de Bolaños

El juez de Instrucción número 2 de Sevilla, Carlos Mahón, se ha hecho cargo de la investigación de estas amenazas y ha acordado la apertura de diligencias previas para tratar de esclarecer los hechos y proceder en su caso a la localización y arresto del presunto responsable de la misiva.

A la espera de las pruebas para buscar posibles huellas en la carta enviada al juzgado, aún no se ha tomado ninguna decisión sobre la posibilidad de adoptar alguna medida de protección a la juez Bolaños.

Se trata del segundo incidente que afecta a una juez que instruye las macrocausas después de que en octubre de 2013 la juez Mercedes Alaya fuese increpada e insultada en los juzgados de Sevilla por medio centenar de personas que protestaban por el arresto de un grupo de sindicalistas en una operación de los ERE.

El decano de los jueces de Sevilla, Francisco José Guerrero, solicitó entonces a la Policía una protección para Alaya, que más de cuatro años después continúa con servicio de escolta y coche oficial. Preguntado ayer por este nuevo incidente, ahora con la juez María Núñez Bolaños, el decano de los jueces no quiso pronunciarse sobre el mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios