Andalucía

Roca carga contra el juez instructor por no investigar su patrimonio

  • Dice que ganó una cantidad "indecente" de dinero pero no ilegal antes de llegar a Marbella

Comentarios 2

Juan Antonio Roca se empleó ayer a fondo contra el juez Miguel Ángel Torres. La defensa del ex asesor de urbanismo de Marbella planteó que el magistrado que dirigió el caso Malaya hizo una investigación ilegal que arrolló a su paso cualquier contención constitucional. Durante la exposición del informe final, la letrada Rocío Amigo acusó al instructor de haber levantado esta macrocausa contra la corrupción político urbanística a partir de un sofisma: primero afirmando que Roca llegó arruinado al Ayuntamiento de Marbella y después sosteniendo que se hizo millonario al calor de negocios ilegales, conseguidos a través de sobornos recibidos de los promotores y de cohechos que a su vez pagaba a los concejales para que ajustaran su gestión a sus necesidades.

Según la defensa, el sofisma alcanzó tal dimensión, que el juez nunca ordenó investigar el origen del patrimonio de Roca, jamás se ocupó de analizar los expedientes administrativos que supuestamente se amañaban al interés del ex asesor de urbanismo y tampoco "reparó" en que parte de los concejales sospechosos de haber recibido sobornos "no formaban parte de la junta de gobierno". Desde su punto de vista el magistrado Miguel Ángel Torres, al frente del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, simplemente dirigió una investigación "personalísima" orientada a probar los "axiomas" preconcebidos contra Juan Antonio Roca, obviando todo aquello que le pudiera apartar de ese camino.

La letrada del principal acusado afirmó que en el caso Malaya no ha llegado a juicio una investigación judicial, sino una instrucción policial "sin ningún filtro previo", y se quejó de que el instructor fuese dando largas a la petición de un informe relativo al patrimonio de Roca antes de llegar al Ayuntamiento. En este sentido defendió que Roca tenía un patrimonio de ocho millones antes de llegar a la gestión municipal y que ya entonces era un hombre de negocios. "Compraba y vendía. Unas veces obtenía un gran beneficio y otras un beneficio indecente". "Se dedicó a la especulación inmobiliaria, que puede ser amoral, pero que es absolutamente legal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios