Rodríguez Zapatero inaugura el AVE que "acerca Málaga al mundo"

  • El primer vehículo tardó dos horas y media en conectar la capital de España con Málaga, 10 minutos menos de lo previsto · Hoy comienza la circulación comercial con 22 trenes diarios, 11 por cada sentido

El día histórico llegó. El primer tren de alta velocidad desde Madrid llegó ayer a Málaga. Lo hizo por todo lo alto, sin incidentes y en poco más de dos horas y media, alcanzando una velocidad máxima de 303 kilómetros por hora. A bordo del tren, un modelo S-103 de Siemens, viajaban el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez; el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán; el presidente de Adif, Antonio González; y el de Renfe, José Salgueiro. A ellos se sumaron el presidente andaluz, Manuel Chaves, y la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, en la ciudad de la Mezquita.

A las diez de la mañana, el tren de alta velocidad partió de la estación de Atocha para llegar poco después de las 11.30 a Córdoba. De allí salió a las 11.42 para dirigirse directamente a la estación María Zambrano de la capital malagueña.

La velocidad media del viaje inaugural fue de "entre 200 y 250 kilómetros por hora", según explicó Alfonso González, director de la línea de Alta Velocidad Sur. Eso sí, al pasar por el túnel oeste de Abdalajís, donde se vivió un accidente a pocas semanas de la inauguración, la velocidad disminuyó a unos 160 kilómetros por hora. La velocidad máxima a la que circularán los vehículos por esta vía será de 350 kilómetros por hora, aunque la circulación comercial no superará los 300.

Prácticamente en un abrir y cerrar de ojos, entre más túneles y viaductos, el convoy llegó hasta la estación María Zambrano 50 minutos después de salir de Córdoba, cinco menos de los que tardará habitualmente en hacerse el recorrido. Allí, fue recibido con toda la expectación y por todo lo alto por políticos, representantes de las instituciones, como el alcalde de Málaga, el popular Francisco de la Torre, y por cientos de malagueños que, curiosos, quisieron ver llegar el primer AVE. Zapatero dijo entonces que se había cumplido "un sueño".

"El AVE acerca Málaga al mundo". Con estas palabras el presidente del Gobierno sintetizó la trascendencia que para la capital de la Costa del Sol tiene la puesta en funcionamiento del servicio ferroviario de alta velocidad con Madrid, una infraestructura que, dijo, permitirá situar la ciudad "entre las grandes urbes del sur de Europa". Más allá de las declaraciones institucionales, el presidente del Gobierno tuvo palabras de agradecimiento hacia la ministra de Fomento, la malagueña Magdalena Álvarez, cuya "tenacidad", comentó, ha permitido que la infraestructura "llegue en tiempo y plazos". También hubo gestos de complicidad con el presidente andaluz, Manuel Chaves.

Parafraseando a la escritora malagueña María Zambrano, de cuya obra es admirador el presidente del Gobierno, dijo: "Todo lo que el hombre ha hecho en la historia, lo ha soñado antes", que es justamente lo que, años atrás, ocurrió con la llegada del AVE a Málaga, que "era un sueño, pero ya está aquí". Luego, llegó un discurso destinado a realzar las inversiones que ha realizado su Ejecutivo en Málaga durante esta legislatura y a resumir la apuesta de su Gobierno por la alta velocidad. Así, a modo de crítica al PP, enfatizó el presidente que el "mejor patriotismo es el de los hechos. La mejor forma de forjar convicciones pasa por reconocer lo que hacemos como país"

Será a partir de hoy cuando los trenes empiecen a circular con 11 frecuencias diarias por sentido (los viernes subirán a 13) entre Málaga y Madrid. Los viajes durarán entre dos horas y media a tres horas menos cinco minutos, según el número de paradas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios