La Sierra también es para el verano

  • Los empresarios turísticos prevén una ocupación hotelera del 70% en la serranía de Huelva El sector es el segundo pilar de la economía de la comarca

No tiene playa, ni grandes infraestructuras hoteleras como las de la costa. No le hace falta. El turismo de la Sierra de Huelva posee la fuerza de ser el segundo pilar (sólo después de la industria relacionada con el jamón) que sustenta la economía de la comarca. Ahora refuerza el papel protagonista que nunca perdió y afronta la temporada estival con unas previsiones que le ponen un año más en primera linea: se espera una ocupación de al menos un 70%.

Los buenos datos se alcanzan después de lograr fidelizar al turista, fundamentalmente nacional, que cada vez más opta por este destino, lejos del tópico de que la Sierra de Huelva es una elección sólo en los meses de invierno. Nada más alejado de la realidad. La temporada fuerte se concentra en los meses de julio a septiembre a los que se unen los fines de semana y puentes (especialmente de otoño).

Para ello han hecho falta diez años de trabajo, de adecuación de instalaciones y de promoción. Diez años que han logrado incrementar en más de un 50% el número de camas que se ofertan al cliente: se ha pasado de algo menos de 2.000 plazas a las 3.000 que se reparten ahora entre casas rurales, apartamentos turísticos y hoteles; curiosamente éste último se ha convertido en el tipo de alojamiento más demandado, lo que se aprovecha desde el sector para potenciar (es uno de los retos para este año) el turismo de eventos y congresos, el denominado MICE (Meetings , Incentives, Conferences and Exhibitions). Para ello se cuenta con instalaciones con una capacidad para acoger hasta 200 profesionales, que "están dando muy buenos resultados", explica la presidenta de la Asociación de Empresas Turísticas de la Sierra, Cinta Aguilar.

Como un líder silencioso acostumbrado a estar en segundo plano, el turismo serrano ha hecho los deberes y ahora compite sin complejos en el segmento de naturaleza-deporte-salud, en el llamado turismo activo, en el que se centra una docena de empresas asentadas en la zona. Hasta hace pocos años, estaba considerado como un pequeño nicho del sector turístico, pero hoy en día se ha convertido en un negocio por sí mismo, que además cuenta cada vez con más clientes internacionales. A falta de datos concretos que evidencien su presencia en la Sierra onubense, lo que sí se tiene claro es que el crecimiento es más que considerable (se estima una facturación global de 233.000 millones de euros anuales, según los cálculos de la Adventure Travel Trade Association). Y eso tiene un efecto inmediato en la economía: la Organización Mundial del Turismo, a partir de informes facilitados por Naciones Unidas, apunta a que el 65,6% del coste total de un viaje de turismo de aventura se queda en el destino visitado.

En la Sierra se constata con la actividad hostelera e incluso la comercial, que avanza hasta haber logrado que sean cerca de 500 los empleos que genera el sector turístico en la Sierra. De hecho, sólo los negocios afiliados a la Asociación de Empresas Turísticas de la Sierra (en las que están representados el 70% del total) son capaces de mantener entre 350 y 400.

Por ello, el turismo marca transversalmente el desarrollo económico del territorio y en los últimos años, "gracias al esfuerzo y a la inversión privada, se ha conseguido una oferta diversificada adecuada a la demanda, donde se trabaja y apuesta por la calidad tanto en el producto como en el servicio, encaminado a satisfacer las necesidades del turista o viajero", explica Aguilar. De hecho, los usos y costumbres alrededor del jamón y los derivados del cerdo ibérico ya forman parte de la cultura serrana y en Huelva ha logrado diversificarse para abrirse al sector turístico, como lo vienen haciendo en Territorio Toro, el producto que gira en torno a la cría del toro bravo en seis ganaderías de la provincia de Huelva. Ése es el camino para minimizar la estacionalidad intrínseca al destino de Huelva.

Es un reto, como también lo son la mejora de las comunicaciones e infraestructuras, y el refuerzo de la promoción y comercialización para proyectar el destino tanto en el mercado nacional como en el internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios