El TSJA reclama una respuesta de toda la sociedad contra la violencia juvenil

  • El presidente del Alto Tribunal andaluz advierte que la solución va más allá de las respuestas judicial y policial · Méndez de Lugo recuerda la obligación de los ciudadanos de denunciar el maltrato infantil

La violencia juvenil ha pasado a constituir para el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA) un fenómeno de "especial complejidad", que no sólo requiere de una adecuada respuesta judicial y policial, sino también de una especial implicación de la sociedad en general.

"Los casos de violencia en las aulas han sobresaltado los hogares españoles y han puesto sobre la mesa una problemática compleja y desdichada, fuente de preocupación de los padres, que ven cómo se enrarece el que debería ser un sano ambiente de enseñanza", subrayó el presidente del Alto Tribunal, Augusto Méndez de Lugo, para quien no hay que perder de vista que "los niños de hoy son los hombres y mujeres del mañana".

Méndez de Lugo, que presentó ayer en Granada la Memoria de actividades y funcionamiento del TSJA 2007, se refirió a un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en el que se establece que "los adolescentes empiezan a mostrar conductas delictivas a partir de los 13 años", si bien aclaró que los mayores casos de delincuencia se dan entre los 16 y los 17 años.

Pero no sólo los casos de violencia ejercida por adolescentes son preocupantes. Los menores no sólo son sujetos activos de delitos y faltas, sino que la violencia sufrida por niños está adquiriendo también unas dimensiones considerables. "Desgraciadamente, la terrible actualidad ha sacado a la palestra el horripilante fenómeno del maltrato infantil y de los abusos a menores", indicó Méndez de Lugo, que quiso lanzar un mensaje a los ciudadanos para recordarles que "tienen la obligación legal de denunciar cualquier maltrato de un menor que presencien o tengan conocimiento".

Tras enfatizar que los poderes públicos deben asegurar la protección integral de los hijos, se comprometió a dirigir el azote de la Justicia contra todos aquellos que conviertan en víctimas de agresiones o abusos a niños. "Perseguiremos, enjuiciaremos y corregiremos, de acuerdo con los principios del Estado de Derecho, y con el amparo y la legitimidad única que proporciona la Ley, cualquier tipo de agravio que sea merecedor de la intervención de los tribunales", garantizó.

Méndez de Lugo señaló la educación como otro de los pilares contra este tipo de violencia, por la importancia, según se explica en la Memoria, de que los niños y jóvenes reciban una enseñanza en todos los niveles del sistema educativo en el valor de la igualdad y la corresponsabilidad entre el hombre y la mujer.

Augusto Méndez de Lugo hizo mención a otros grandes caballos de batalla de la justicia como la violencia de género y las novedades penales sobre seguridad vial. En cuanto al primer problema, aclaró que el hecho de que no lo mencione en la Memoria no impide que se mantenga "ojo avizor" sobre esta "deleznable lacra social". En cuanto a la nueva legislación del tráfico, el presidente del TSJA explicó que responde a la "profunda preocupación que tiene la opinión pública" por la alta siniestralidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios