La UCA avala la legalidad de los gastos excepto en el caso de los tres ex gestores denunciados

  • La universidad gaditana encargó una auditoría tras destaparse el caso del uso fraudulento de tarjetas

La Universidad de Cádiz publicó a principios de marzo en su boletín interno, que puede ser consultado en internet, los resultados de la auditoría prometida por el rector Eduardo González Mazo en la asamblea de alumnos de diciembre de 2014, celebrada tras conocerse el uso que se había hecho por el equipo directivo de Diego Sales, entre 2007 y 2011, de las tarjetas Mastercard que se entregaba a vicerrectores. Las conclusiones, según la auditoría, es que prácticamente todos los gastos realizados -miles de apuntes analizados en una auditoría de más de 5.000 folios a los que no hay acceso- estuvieron perfectamente justificados. Todos menos una serie de pequeñas anomalías, con cantidades de dinero insignificantes, que corresponden precisamente en dos casos de personas que la Fiscalía ha decidido investigar y denunciar por malversación y estafa. El tercer caso, el del vicerrector de Investigación, Francisco Antonio Macías, que fue muy sonado por sus continuos apuntes de fin de semana en el Foster Hollywood entra dentro de otra categoría que en los resultados publicados de la auditoría no se detalla.

Una de las tres excepciones es la correspondiente a Francisco Asís Álvarez González, vicerrector adjunto al rector en ese periodo. "Se detectan diez medias dietas abonadas al titular de la tarjeta que se simultanearían con el mismo número de pagos realizados con la tarjeta". Una cantidad que no llega a los 300 euros.

La segunda excepción tiene que ver con Francisco López Aguayo, vicerrector de Posgrado. Al igual que en el caso anterior se afirma que no existe ninguna irregularidad, pese a que se han detectado veinte medias dietas que se cobraron pese a que esos mismos días existen apuntes simultaneados en la tarjeta. Una cantidad que no excede de los 600 euros.

Queda el caso de Francisco Antonio Macías. Aquí no se incluye el latiguillo de que no existe ninguna irregularidad. En concreto, lo que se puede leer es que "los pagos se han realizado de acuerdo con la normativa aplicable a cada casa, salvo aquellos sobre los que no se ha podido opinar, detallados en el informe". No hay acceso a ese informe. En el siguiente punto se afirma que "los pagos se adecuan a las funciones que para el cargo del vicerrector, salvo aquellos sobre los que no se ha podido opinar, detallados en el informe". No es posible conocer el montante al que se hace referencia en estas dudas mostradas por el auditor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios