Valderas busca afianzar el apoyo de la CUT en su pulso contra Llamazares

  • Ante el nuevo frente abierto en la guerra desatada entre las direcciones federal y andaluza de IU, el coordinador regional y candidato a la Presidencia de la Junta, Diego Valderas, necesitará apoyos.

Comentarios 1

Ante el nuevo frente abierto en la guerra desatada entre las direcciones federal y andaluza de IU, y que se recrudecerá una vez pasen las consultas electorales de marzo, el coordinador regional y candidato a la Presidencia de la Junta, Diego Valderas, necesitará apoyos. En su estrategia preliminar parecen ser sus objetivos la CUT y su líder, Juan Manuel Sánchez Gordillo, que representan un nada despreciable tercio del partido a nivel andaluz, que a su vez sustenta el 40 por ciento del peso federal. De ahí que, tras el reciente pacto de las candidaturas del pasado fin de semana, con el que quedó expedito el camino de Sánchez Gordillo a la Cámara autonómica, la dirección andaluza de IU le brindara ayer un nuevo gesto con el anuncio de que en la próxima asamblea se revisarán los estatutos para modificar el régimen de incompatibilidades y limitación de mandatos, tras veinte años de vigencia -aprobado en la IV Asamblea Andaluza de 1988-, y que, de aplicarse, alejaría al líder jornalero del escaño por su condición de alcalde.

Esta modificación, que beneficiaría a más regidores y ediles propuestos al Congreso y al Parlamento aparte de Sánchez Gordillo, no será inmediata. Valderas apuntó que la incompatibilidad se resolverá cuando éste acceda a su acta de parlamentario, y se mostró convencido de que "no hará falta que renuncie a nada". Sin embargo, este elemento sí fue un freno a las aspiraciones de la aún portavoz parlamentaria, Concha Caballero, de concurrir por cuarta vez a este puesto.

Pese a su esfuerzo por llamar a la unidad con la Ejecutiva Federal, Valderas no obvió los ceses de Willy Meyer, Felipe Alcaraz y Manuel Monereo, que achacó a una "rabieta infantil", y quiso rehuir del enfrentamiento advirtiendo que "frente a los tambores de la confrontación, violines para amansar". Estas afirmaciones diluyeron su mensaje programático en vivienda, consistente en la reserva del 50-75 por ciento de suelo para vivienda protegida, fomentar la autoconstrucción y la rehabilitación. En educación, abogó por que el gasto sea del 6 por ciento del PIB o, lo que es lo mismo, 4.000 euros por alumno y año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios