Los bancos pagan la factura de los boticarios

  • Las farmacias tienen ya créditos pactados para afrontar los pagos de octubre, excepto las de Málaga.

Comentarios 1

La Junta va a cerrar el año contable farmacéutico sin que le estalle en la cara el discurso de los impagos a las boticas, como les ha ocurrido a otros gobiernos autonómicos, y las oficinas de farmacia van a cobrar lo suyo sin retrasos.

Ayer, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cacof) constató que todos los colegios provinciales, excepto del de Málaga, tienen ya firmadas o cerradas operaciones de crédito para hacer frente a la factura del SAS correspondiente al mes de octubre que, según lo pactado, debe abonarse a 40 días. Según datos recabados por Europa Press, los colegios de Córdoba y Huelva tienen un acuerdo con el BBVA; Sevilla, con Cajasol; Cádiz, Jaén y Granada, con Caja Rural; y Almería, con Cajamar. Se trata de una operación de crédito planteada por la Junta a las oficinas de farmacia en previsión de posibles problemas de tesorería en las facturas de septiembre y octubre, respaldada con el aval de la Administración. Esas facturas suman un total aproximado de unos 320 millones de euros. La de septiembre la asumió en primera instancia la propia Junta con fondos propios, ya que las operaciones de crédito aún no estaban avanzadas cuando llegó el diez de noviembre y hubo que pagar. Para la de octubre, el único cabo suelto es el del Colegio de Málaga, que aún no ha encontrado una entidad financiera que le dé crédito. En cualquier caso, fuentes del Cacof explicaron que "entre hoy [por ayer] y el próximo miércoles [mañana]" los acuerdos estarán listos y confiaron, respecto a Málaga, "poder arreglar su situación antes de que finalice esta misma semana".

Para los farmacéuticos, entrar en esta operación de crédito significa asegurarse, sin costes financieros ni aval de patrimonio propio, la tranquilidad de cobro respecto al 70% de su volumen de negocio, ya que su gran cliente es la Administración, les guste o no. Y, en general, les gusta. Para la Junta, con ello se consigue un blindaje contra el coste político de hipotéticos impagos sin aumentar deuda, ya que son los boticarios quienes piden el crédito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios