La consejera de Justicia pide perdón a Ricardi

  • Evangelina Naranjo dice que "tendrían que hacer lo mismo" otras instituciones

Más vale tarde que nunca. 20 días después de que la Fiscalía General del Estado pidiera su excarcelación inmediata, tras reconocer el ministerio público gaditano el error cometido, cinco días después de ser puesto en libertad y 24 horas después de comparecer en una rueda de prensa y lamentar que lo que más le duele es que "después de tantos años, nadie me ha pedido perdón", a Rafael Ricardi Robles, el portuense encarcelado durante casi 13 años por una violación que no cometió le llegan al fin las primeras disculpas públicas.

Ha sido la consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo, la que ha pedido perdón a Ricardi. Naranjo ofreció ayer las disculpas "por la responsabilidad que el Gobierno andaluz pueda tener en el caso", y recordó que "hay un dicho que dice que más vale un delincuente en la calle que un inocente en la cárcel".

"No sé si me compete como consejera de Justicia recién llegada solicitar perdón, pero como miembro de Gobierno pido disculpas a Ricardi en relación a la responsabilidad que podamos tener", puntualizó la titular de la cartera de Justicia andaluza en declaraciones a los periodistas en Sevilla.

Finalmente, la consejera consideró que hay otras instituciones y otros organismos que "deberían hacer lo mismo con este señor". Cabe reseñar a este respecto que el día anterior, después de que tanto Ricardi como integrantes de Derechos Humanos que han llevado su defensa lamentaran la ausencia de disculpas públicas, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, dijo que a él no le competía hacerlo. Bermejo aclaró que no le correspondía al tratarse de un fallo judicial y no del Ejecutivo, si bien quiso trasladar al afectado que "debe saber que la sociedad reconoce el error" por el que ha pasado casi 13 años en prisión.

La abogada de Ricardi, Antonia Alba, informada por este diario de la petición de disculpas por parte de la Junta, agradeció en nombre de su defendido el gesto, si bien también consideró que falta que hagan lo propio otros organismos e instituciones. Lo prioritario, en cualquier caso, es que cuanto antes el Tribunal Supremo anule la condena del portuense, que debe comparecer cada 15 días ante un organismo del Ministerio de Interior para firmar al ser aún 'legalmente' culpable y estar en libertad condicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios