La defensa, que vuelve a negar "rotundamente" los hechos, pedirá la absolución del sacerdote

"Con su escrito, la Fiscalía ha demostrado la misma objetividad e imparcialidad que lleva manteniendo desde el primer momento, cumple con su jerarquizada labor". Con estas palabras se refirió ayer el abogado del Padre Román, Javier Muriel Navarrete, a la calificación hecha por el fiscal del caso, Francisco Hernández Guerrero, para anunciar que pedirá la libre absolución de su cliente.

El letrado, que siempre ha proclamado la inocencia del religioso, volvió a negar "rotundamente" los hechos, "y, por supuesto -enfatizó- me opondré a la calificación provisional solicitando la libre absolución de don Román, con expresa condena en costas" a Daniel, por su "nefasta mala fe procesal". Junto a ello, anunció que cuando el proceso culmine, iniciará "de forma contundente acciones legales contra todos los testigos que han colaborado con sus falsos testimonios" en que este asunto llegue a juicio. En el banquillo, una vez acabe la fase preparatoria de la vista y se señale fecha para el enjuiciamiento, se sentará únicamente su cliente. El motivo: Daniel atribuyó a Román los abusos más graves. Los otros hechos achacados al resto de personas que fueron investigadas y que finalmente acabaron excluidas del caso habrían prescrito. Así lo determinó el juez en un auto que fue avalado por la Audiencia.

Por su parte, el abogado de Daniel, que ejerce la acusación particular, Jorge Aguilera, consideró en manifestaciones a este diario que la calificación de la Fiscalía se "adecua" en principio a la denuncia de su cliente. Asimismo, destacó que el elemento "más importante" contemplado es el "acceso carnal" que agrava los abusos, por el que el Ministerio Público podía pedir penas de entre seis y 12 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios